8 de August de 2010 00:00

Pese a la falta de plata, Larco trabaja feliz

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Deportes

Mañana, Fabián Larco o ‘Don Fabi’, como le dicen los jugadores del Aucas, cumplirá 55 años. No sabe si su esposa Lola Franco le hará un festejo, pero él está seguro que el Aucas, su querido Aucas, hoy le dará un regalo de anticipo: un triunfo ante el Caribe Júnior, en la segunda fecha del torneo de Segunda Categoría que disputa el cuadro oriental. Larco es desde hace siete años el utilero del Ídolo. Su esposa lavaba las camisetas oro y grana de los jugadores orientales tras los partidos. Franco además cocinaba para los jugadores cuando habían concentraciones del equipo y cuidaba el complejo del club, ubicado en el mismo estadio.Antes, Larco, de piel morena y nariz pronunciada, se desempeñaba como guardia de seguridad. Él es hincha de Aucas desde pequeño y por el trabajo de su esposa empezó a acercarse más al equipo amarillo. Cuando no estaba trabajando como guardia, apoyaba a su esposa en los quehaceres del complejo deportivo. Ese gesto fue bien visto por los directivos del equipo que decidieron contratarlo, como un ayudante logístico. Empezó a trabajar en el 2003, pero el ‘nombramiento’ como utilero del equipo recién llegó hace tres años. Aucas es un equipo con muchas necesidades económicas y el utilero también las sintió. En el 2009, por ejemplo, no cobró 11 meses de sueldo. Actualmente también hay un retraso pero la dirigencia se comprometió a pagarle los haberes adeudados.Pese a las necesidades, ‘Don Fabi’, es un hombre alegre y apasionado por su trabajo. El pasado viernes, él fue uno de los primeros en llegar al estadio del Sur para alistar los uniformes del equipo. Pero antes cumplió un ritual religioso: visitó la capilla del estadio de Chillogallo. Rezó ante la imagen del Divino Niño y de la Virgen. Pidió por su esposa, por sus hijos... y porque Aucas vuelva al fútbol profesional. Luego, con la ayuda de su hijo Israel, de 18 años, trasladó los 20 balones desde los camerinos a la cancha. Además, colocó en canastas amarillas los uniformes de práctica de los 30 jugadores del equipo ex petrolero. A las 11:00 arribaron los primeros deportista. Francisco Vásconez, arquero suplente, saludó cordialmente con ‘Don Fabi’. El jugador revisó sus camisetas, zapatos y vendas y se dirigió a los camerinos para cambiarse.Larco tiene un inventario completo de los balones, los conos, las camisetas titulares y suplentes y por supuesto los zapatos de cada jugador. Él sabe cuantos pares de zapatos tiene cada jugador. Por ejemplo, dice que Héctor Carabalí usa tres pares mientras que Francisco Rojas usa dos.

Dennis Ibarra, preparador de arqueros del equipo, destaca la predispoción de Larco. “Es una buena persona y siempre está atento”, dice el ‘Gato’. Janio Pinto, entrenador, se sorprende de la agilidad de ‘Don Fabi’ en la cancha. En minutos está en el borde del campo de juego, en media cancha o en el graderío recuperando los balones que los futbolistas lanzan. “Se pidió a la directiva una persona para que lo ayude. Pero su presencia es fundamental para nosotros”. Para el utilero, Aucas es su pasión. Le paguen o no le paguen.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)