6 de August de 2013 00:02

Un pacto con Neme permitió el regreso de Klimowicz al fútbol

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2

Una frase de Nassib Neme fue el secreto de Javier Klimowicz para volver a las canchas de fútbol. "Si no vuelves a jugar, yo me retiro de la dirigencia de Emelec", le dijo el presidente de ese club al golero nacionalizado hace un año.

Entonces, el arquero no hallaba una solución para superar una lesión de meniscos, que sufrió el 27 de julio del 2011. Sin embargo, se sometió a un tratamiento de células madre como última opción para recuperarse de una lesión de meniscos que sufrió hace dos años.

Esta lesión hizo pasar al arquero tres veces por el quirófano y cumplir más de 400 terapias a doble jornada. Pero este suplicio se terminó el miércoles pasado cuando volvió a ser titular en el partido de Copa Sudamericana ante Sport Huancayo. El domingo, el golero también atajó y su equipo derrotó 2-0 a Barcelona.

En el camerino, luego del clásico del Astillero, el grupo azul encabezado por Marcos Mondaini le dedicó unas palabras por su regreso al Campeonato. "Por todo lo que significa Marcos como profesional y amigo, sus palabras fueron las mejores y me motivan a seguir", aseguró Klimowicz.

Por ese apoyo del plantel, el golero había hecho una promesa: si volvía a las canchas, invitaría a todo el equipo a una cena para celebrar. "Parecía como un sueño por cumplir, pero ahora es una realidad. Solo estoy esperando el momento para invitar a los chicos", contó a este Diario entre sonrisas.

Su tratamiento de células madre consistió en inyecciones de una mezcla de sangre, líquido de la médula y grasa.

El exseleccionado ecuatoriano resalta su proceso de recuperación, que incluyó viajes por cuatro ocasiones a Los Ángeles (Estados Unidos). Ahí, fue atendido por el médico Joseph Kurita.

"Los resultados del tratamiento están a la vista. Ayer (domingo) Javier (Klimowicz) derramaba lágrimas de alegría. El cuerpo médico de Emelec era el más convencido de que esto iba a funcionar ", contó Andrés Arce, médico del club.

El primer mes de inactividad fue el momento más duro para el arquero. Permaneció acostado. No podía moverse y tenía fuertes dolores. Sin embargo, esto no le hizo pensar en el retiro.

Tony Ocampo, fisioterapista del club azul, quien trabajó con el arquero durante los últimos nueve meses, describe como "durísima y dolorosa" la recuperación del futbolista. "El jugador estaba traumado por tanta inyección y manipulación de su lesión. Por eso, su regreso es digno de aplauso".

Junto al programa de recuperación, el arquero asistió a tratamientos psicológicos que le sirvieron para superar la espera.

En este tiempo fuera de las canchas, el arquero se refugió en sus familiares. También aprovechó para estudiar el curso de técnicos de fútbol en Argentina avalado por la Asociación de Fútbol de ese país. La carrera dura dos años y él lleva cuatro meses cumplidos.

Tras su regreso, su objetivo más cercano es ser campeón con Emelec. La amarga experiencia que le dejó esta lesión le ha hecho reflexionar sobre el fútbol y la vida.

Sus motivaciones
"Quiero disfrutar el fútbol, cada vez que entre a la cancha voy a jugar como si fuera el último partido", dice el golero.

El arquero sufrió la lesión de meniscos en la rodilla derecha el 27 de julio del 2011.

Por esto, pasó tres veces por el quirófano con el propósito de recuperarse.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)