29 de March de 2012 00:13

Liga preocupa a su hinchada

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

En las gradas del estadio Atahualpa los hinchas de la ‘U’ terminaron fastidiados. Se enojaron por los pases equivocados, por las decisiones arbitrales y hasta por el tiempo de reposición.

Esas reacciones se originaron porque anoche Liga volvió a tener un resultado adverso al empatar (1-1) con Independiente.

Y, otra vez, fue con un gol en los minutos finales (90+3), como en los últimos tres cotejos. Producto de eso, la ‘U’ volvió a dejar escapar el primer lugar.

Vinicio Ángulo, delantero de Independiente, en los segundos adicionales, fue quien dio esa sensación de amargura a unos 6 000 hinchas blancos presentes en el estadio de El Batán.

El quinto tanto del delantero ecuatoriano, ex Barcelona y convertido en la carta de gol del equipo de Carlos Sevilla este año, impidió que las aguas se calmen en el plantel merengue.

Parecía que la tranquilidad, necesaria y urgente por estos días, ya estaba instalada en filas de los albos, con un gol confuso en el que participaron Ángel Cheme y, a fuerza de atropello y empujes, Ariel Nahuelpan.

Así Liga se puso en ventaja. El ‘Loco’ Nahuelpan, entre dos zagueros del plantel sangolquileño, influyó para que la pelota terminara en las redes. Con el tanto del argentino la tensión se disipó y en las gradas se vivió una ‘locura’, gracias a Nahuelpan.

Un gol que sirvió para desahogar toda la frustración y horas de tensiones y rumores que rondaron en Pomasqui. En la jugada participóÁngel Cheme, uno de los jugadores duramente criticado por Rodrigo Paz, por sus actos de disciplina, la semana pasada.

Cheme fue quien desbordó por el costado izquierdo y gracias a su velocidad logró enviar un centro preciso, que terminó en gol (84’). En la celebración se abrazaron Nahuelpan, Cheme, Édison Méndez y Claudio Bieler. Pareció una señal de paz y unidad del equipo cuestionado en los últimos días.

Un gol de alivio y de premio al esfuerzo hecho en el segundo tiempo por los pupilos de Edgardo Bauza. Sin ser un equipo contundente y preciso, la ‘U’ anunció mejoras en lo futbolístico. El ingreso de Néicer Reasco, Ariel Nahuelpan y Cheme convirtieron a Liga en un equipo más ofensivo.

[[OBJECT]]

El que no se salvó de las críticas fue Luis Bolaños. El ‘Chucho’ recibió otro regalo desagradable un día después de cumplir sus 27 años. Anoche el ‘Chucho’ fue castigado por la hinchada de Liga, que le gritó de todo. Otros lo chiflaron y reprocharon su desempeño. Esto luego de que Rodrigo Paz (el lunes) revelara la indisciplina del mediocampista.

A pesar de eso, Bauza le confió la titularidad. Bolaños no pudo reinvindicarse con la hinchada. Los reclamos también recayeron sobre Méndez. El ‘Kinito’ está lejos de su capacidad para generar asistencias de goles.

Su compañero de posición, Damián Manso, ayer se mostró más obrero que de costumbre. El ‘Piojo’ retrocedió algunos metros para recuperar el balón. Eso lo hizo especialmente en el primer tiempo ante el plantel de Sevilla.

El DT ecuatoriano, conocedor de cómo es el estilo de Bauza (ha perdido solo tres veces), planteó un equipo ofensivo en el primer tiempo y en la complementaria decidió encerrarse atrás.

Sevilla apostó por los jóvenes. Y en el primer tiempo presentó un equipo atrevido. Un tiro libre de Lennin Poroso, que impactó en el vertical fue lo más peligroso en cuanto a opciones de gol.

Esto porque Liga volvió a equivocarse en el manejo y entrega de la pelota. Esto colmó la paciencia de la hinchada que comenzó a exigir con gritos un mejor desempeño a los jugadores. Manso se contagió del nerviosismo y también perdió pelotas.

En el segundo tiempo, la imagen de Liga cambió sin llegar a ser aquel equipo que ensaya y aplica un fútbol que enamora. Lo anímico influyó para volcar el equipo hacia adelante y buscar el gol.

Parte de ese empuje bajó de las gradas. Los hinchas alentaron el último cuarto de hora para motivar a los futbolistas. Todo marchaba bien hasta después del gol .

El fantasma de no poder ganar apareció con la pancarta que indicaba cinco minutos de adición. Y terminaron de absorber la calma en una acción discutida por los jugadores blancos. Fue un tiro libre que llegó al área de Liga y terminó en el gol de Vinicio Angulo. Bauza salió enojado y los jugadores, otra vez, reclamaron al árbitro Omar Ponce.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)