30 de November de 2012 00:02

El ‘Kitu’ hizo golazos y se los dedicó a su perro Tuki

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Tiene dos facetas muy marcadas. Puertas afuera es serio, hermético, puede pasar incluso como sobrado. A mediados de este año, decidió no hablar más con los medios de información y peor aún dar notas exclusivas a los periodistas que buscaban ahondar en su historia de éxito en el fútbol.

A Damián Díaz no le gustaron las críticas a su juego y mucho menos la intromisión en su vida personal, tras hacerse públicas unas fotos en las que aparecía junto a una joven. Entonces decidió guardar silencio hasta la actualidad.

La realidad cambia puertas adentro. En Barcelona todos están encantados con él y hablan maravillas de sus cualidades.

Los trabajadores del club destacan sus capacidades como un volante habilidoso que ha marcado siete tantos en este torneo, tres de ellos verdaderos golazos a Liga, Emelec y Técnico Universitario (mirar infografías).

[[OBJECT]]

[[OBJECT]]

[[OBJECT]]

Pero los que lo conocen dan fe de su compromiso con el equipo. Hernán Lucas o ‘Luquitas’, como se conoce al utilero de Barcelona, revela que el argentino era uno de los primeros en ayudar a cargar los pesados materiales de utilería (ahora extraviados tras la acción de los antisociales que irrumpieron en el camerino el pasado miércoles).“En los entrenamientos siempre nos ayudó. No tiene exigencias en cuanto a la ropa o a la vestimenta”. Díaz emplea cinco zapatos Adidas de la talla 41.

Uno de sus mejores amigos en la institución es Mauro Alarcón, directivo de las divisiones juveniles. Él y otro dirigente, José Enrique Adoum, son sus escuderos fuera de la cancha. Ambos le ayudaron en su adaptación a Guayaquil, en conseguir un departamento y en recomendarle sitios para salir a comer.

Alarcón añade un detalle clave: “Kitu estaba solo y necesitaba que alguien lo espere cuando llegue a la casa. Hace cuatro meses decidió comprar un perrito que ahora es su principal compañía”.

La mascota se llama ‘Tuki’ (Kitu al revés) y es un bulldog inglés aleonado. El perro es un huracán en la casa de Díaz, en donde destruye plantas y muebles según Alarcón, pero es tranquilo en el estadio, en donde a veces incluso se queda dormido.

El ‘crack’ del Barcelona le ha dedicado sus goles, imitando sus movimientos y simulando que está orinando (lo hizo ante Deportivo Cuenca y en el primer gol ante Emelec en el famoso 5-0).

Flavio Perlaza, director de las divisiones inferiores, dice que el argentino está comprometido con Barcelona. Cuenta que este año, los tres juveniles promovidos al primer equipo (Anderson Ordóñez, Mauro Rosero y Gerson Cedeño) encontraron en Díaz a su principal consejero y maestro.

Luego de los entrenamientos, Díaz no le niega un autógrafo a nadie. Alarcón explica el porqué. “Damián me contó que cuando era juvenil, un día se acercó a un jugador que admiraba y le pidió un autógrafo. Él lo trató mal. Entonces, él decidió que siempre daría autógrafos y atendería a la gente. Y lo sigue cumpliendo”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)