14 de April de 2012 13:25

Jugador de Livorno muere en partido de Serie B, suspendida jornada italiana

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El centrocampista del Livorno, Piermario Morosini, falleció este sábado tras sufrir un ataque cardíaco durante un partido de la Serie B italiana que su equipo jugaba en Pescara, anunció el cardiólogo Edoardo De Blasio, del hospital Santo Spirito de la ciudad.

El jugador de 25 años, que estaba cedido por el Udinese, de la Serie A, al Livorno, de segunda división, se desplomó de forma repentina sobre el césped, lo que obligó a suspender el partido.

Tras la confirmación del fallecimiento, los partidos de todas las divisiones fueron suspendidos, anunció la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) por medio de su director ejecutivo, Antonello Valentini. El jugador fue atendido en el césped antes de ser trasladado en ambulancia a un hospital de Pescara.

Morosini, que fue internacional con la selección sub-21 italiana, estuvo consciente cuando fue subido a la ambulancia pero su condición se agravó cuando llegó al centro médico. "Me miró a los ojos cuando entró al vehículo", afirmó el administrador delegado del Pescara, Danilo Iannascoli. "Morosini cayó, trató de levantarse pero volvió a caer. Nuestro masajista se dio cuenta de lo que estaba pasando", añadió el directivo.

Iannascoli también indicó que la ambulancia se vio bloqueada al tratar de llegar al césped debido a un vehículo que estaba aparcado frente a una salida.

La prensa italiana fue alertada inicialmente de la muerte de Morosini por una "explosión de gritos y lágrimas" de sus compañeros, que habían acudido al hospital. La federación suspendió todos los partidos que restaban por jugarse, empezando por el duelo de Serie A entre Milan y Génova, que debía haber comenzado a las 18h00 locales (16:00 GMT) .

Los aficionados, que ya se encontraban en las gradas del estadio de San Siro, respondieron con un largo aplauso, secundado por la gran mayoría de los presentes. El guardameta del Pescara, Luca Anania, explicó que los acontecimientos se sucedieron de forma rápida.

"Hubo momentos de gran confusión e intenté comprender qué estaba pasando, sobre todo con respecto a la llegada de los servicios de emergencia. Nos decían que la ambulancia no podía entrar en el terreno ya que el acceso estaba bloqueado por otro coche", explicó Anania.

"Algunos de mis compañeros acercaron la camilla desde la ambulancia", añadió el portero.

Los medios de comunicación italianos afirmaron que el vehículo que bloqueaba la entrada era uno de policía, aunque un especialista del corazón señaló que el retraso no incidió en la muerte del jugador.

"Un minuto más o menos en la ambulancia no habría significado nada", señaló el cardiólogo Leonardo Paloscia, que se encontraba en las gradas. “ Su corazón se había parado y no volvió a latir de nuevo. Tratamos de reanimarlo durante una hora y media sin éxito", añadió el doctor.

Morosini, formado en el Atalanta de Bérgamo y después en el Udinese, llegó al Livorno en enero. El centrocampista había realizado la mayor parte de su carrera en la Serie B (segunda división). Sólo había jugado cinco partidos en Serie A con el Udinese en 2005-2006 y fue sucesivamente cedido a formaciones de Serie B (Bolonia, Vicenza, Reggina, Padua y Livorno).

Morosini tuvo una vida marcada por las tragedias. Perdió a su madre cuando él tenía quince años, a su padre dos años después, y a su hermano pocos años más tarde, por lo que había vivido con su hermana.

"Un destino que no se puede creer. Ahora va a poder abrazar de nuevo a toda su familia", dijo a La Gazzetta dello Sport su excompañero del Udinese, Roberto Baronio.

El presidente del Comité Olímpico Italiano (Coni) , Giovanni Petrucci, invitó a todas las federaciones a pedir un minuto de silencio en todos los eventos, en memoria de Morosini.

La muerte del jugador italiano llega casi un mes después de que el 17 de marzo el futbolista del Bolton Wanderers, Fabrice Muamba, se desplomara, debido a un paro cardíaco, en un partido de cuartos de final de la Copa de Inglaterra contra el Tottenham Hotspur.

Después de haber estado entre la vida y la muerte, el jugador de origen congoleño ha mejorado y celebró el pasado 6 de abril de 24 cumpleaños. Ese incidente de Muamba llevó a que se pidieran mejores chequeos a los futbolistas profesionales, un debate que tomará más fuerza aún tras la muerte del joven jugador italiano.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)