24 de June de 2010 00:00

Ghana perdió con Alemania, pero celebró su clasificación

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Carlos Avilán. El Nacional de Venezuela, GDA

Las banderas alemanas y ghanesas se fundieron entre la multitud que bajó por las rampas del Soccer City al terminar el encuentro, y es que fue un día de celebraciones particulares en el Mundial.

El festejo más curioso y quizás el ideal en cualquier competencia ocurrió en Johannesburgo: alemanes y ghaneses, rivales en el campo y en las gradas en esta ocasión, celebraron juntos su clasificación al terminar un tenso choque en el estadio Soccer City.Alemania ganó 1-0 y atrapó el primer lugar de la llave D, pero Ghana también pudo avanzar, al saber que Australia y Serbia se negaron uno al otro la posibilidad de mejorar el registro de los africanos.

Ahora habrá partidazo en octavos: Alemania contra Inglaterra, el domingo. Los ghaneses irán contra Estados Unidos el sábado.

Salvo algunos pasajes de ida y vuelta, el partido entre la ‘Mannschaft’ y las ‘Estrellas Negras’ decepcionó.

Con abundante presencia alemana en las gradas, se dividió el apoyo, pero la urgencia del continente africano por dar la cara en ‘su’ Mundial, hizo que al final todos los sudafricanos se sumaran a la fiesta del único combinado de la región que logró avanzar a los octavos de final.

Una anécdota le puso color al juego. Los Boateng le dieron a la historia de los mundiales un enfrentamiento entre hermanos: Kevin Prince (el que sacó a Ballack del Mundial) por Ghana y Jerome por Alemania.

Costó encontrar una resolución a un partido en el que los dos equipos estuvieron desatinados en la definición.

La defensa alemana bloqueó muy bien las intentonas rivales, mientras que los teutones fallaron en el último pase o centro. Mesut Ozil falló en un mano a mano con el portero y perdió la mejor llegada de su equipo.

Ghana, con Kwadwo Asamoah, también falló otro mano a mano y parecía que podrían estar así toda la noche, hasta que Ozil decidió confirmar que sí es el jugador diferente de Alemania al sacar un zurdazo que sorprendió y puso de nuevo a los teutones en control de su destino.

Ghana, con cuatro sentidos en el campo y el oído apuntado hacia el banco para saber qué pasaba en el Australia-Serbia, supo que podía celebrar con alivio en el pitazo final.

Los dos equipos compartieron abrazos con los suyos y, a pesar de la derrota, los ghaneses tomaron sus banderas y pasearon por la cancha.

Soccer City estalló en júbilo al confirmarse en las pantallas la clasificación de Ghana, la Selección que representa a todo un continente en los octavos de final.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)