25 de October de 2012 00:03

Espoli gana y está en la vía de ascenso

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Espoli ya no quiere ser el gitano del fútbol. El equipo policial ambiciona volver a la Serie A, tener casa propia para dejar de ir de un lado a otro deambulando de ciudad en ciudad.

El ‘Gallito’ quiere convertirse en una fábrica de jugadores juveniles con vitrina propia en el fútbol de primera categoría del país.

Por eso, el gol que consiguió ayer el colombiano Jeison Quiñónez para vencer al Deportivo Azogues (1-0), a los 93 minutos, fue festejado con euforia por los jugadores, los directivos y un puñado de hinchas en las gradas del estadio de Rumiñahui, Sangolquí.

Los pocos seguidores policiales empujaron al plantel dirigido por Carlos Calderón, que sufrió más de lo debido para desplumar al ‘Guacamayo’. La victoria de Espoli llegó en un momento oportuno.

Mañana habrá un acto especial y comenzará la construcción del complejo en Santo Domingo y para sentar las primeras bases era necesario que el equipo figure como el candidato fijo a lograr uno de los dos cupos de ascenso. Y en la cancha, ayer, eso se consiguió con esfuerzo y sacrificio.

Espoli, el cuadro local (en cancha prestada), el primer tiempo no pudo vulnerar el arco del Azogues. La oportunidad más cercana fue un disparo de Freddy Nazareno que impactó en el vertical. Janio Pinto, DT del visitante, salió a buscar ganar con Agustín Goñi y Álvaro Salazar en ofensiva.

En el segundo tiempo pasó una escena de esas que se ven más seguido en el fútbol amateur. A los 49’, Pedro Ortiz, el arquero del Azogues salió expulsado por impedir una acción de gol con su mano afuera del área.

El golero suplente, Marlon Díaz, comenzó a calentar con un buzo del mismo color plomo de la camiseta de Espoli. La terna arbitral advirtió que no podía ingresar con esa indumentaria.

Hallar el buzo de otro color y pegar el número 1 con esparadrapo demoró 12 minutos. Eso provocó el nerviosismo de los locales.

Jonathan Betancourt se comió dos goles cantados. La paralización por el cambio de guardameta obligó a jugarse hasta el minuto 106 con los 12 de paralización y los cuatro de reposición

En el 93’, llegó el gol de Espoli que lo ubica en el primer lugar de la tabla con 10 puntos y deberá visitar a Universidad Católica, el domingo, en el Atahualpa.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)