30 de November de 2011 00:03

Edgardo Bauza: Con este equipo me voy a la guerra

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La fiesta fue enorme en el camerino del campeón ecuatoriano, pero también mesurado. Equipo que conoce cómo jugar en estas lides, sabe también que aún falta un paso de 180 minutos para consagrarse campeón. Pero algo grande hicieron ayer con la victoria 1-0 ante Vélez como visitante. Lo saben, pero mantienen la humildad.

Al menos eso dijo  Ezequiel González, a   EL COMERCIO.  “A esta altura sí, es una tradición, pero no hay que ser arrogantes ni soberbios. Hay que saber mantener la humildad y saber que se puede siempre un poquito más”, dijo con una felicidad evidente.
 
“Yo tampoco creo que sea una hazaña ya”, dijo por su parte el técnico Edgardo Bauza. “El equipo mostró toda la personalidad que tiene. Tiene autoridad para plantarse y jugar de igual a igual. Como siempre he dicho, con este equipo voy a la guerra. Puede perder, pero deja todo en la cancha”, añadió el ‘Patón’.
 
Alexander Domínguez mostró la serenidad que todo arquero debe tener antes y durante el partido. Sentado en un rincón del camerino, mientras se quitaba las medias, recordó que la jugada más importante, de las varias en las que participó “fue esa que saqué con el pie. Si eso era gol, el partido se nos iba a complicar”.
 
Tampoco los dirigentes quisieron estar fuera del festejo. Allí estuvo Esteban Paz. “En quien primero pensé fue en mi padre (Rodrigo Paz). Tengo que llamarlo ahora mismo. Pero ojalá que muchos ecuatorianos sientan esta victoria como de todo el país”.
 
“Les cerramos todos los caminos –explicó Bauza- y no nos podían llegar. El trabajo de Ezequiel fue terrible desde los táctico porque jugamos con tres cinco y él jugó por izquierda y frenó a Augusto Fernández que tanto nos complicó en Quito. Fue un partido complicado y hace  tiempo que no jugábamos de visitante así”.

Hasta el vestuario llegó una figura conocida para los albos: Julio Asad, ‘el turco’.

Barcos, el hombre del momento del fútbol ecuatoriano, estaba   feliz. Palmeaba la espalda del que era jugador y del que no era. “Esto vale muchísimo para todo el  Ecuador que nos acompaña siempre. Me imagino que cuando lleguemos vamos a celebrar. Tratamos de demostrar que afuera siempre se puede y más con un equipo como Vélez”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)