14 de March de 2011 00:00

El Dep. Quito venció a Barcelona, cuya hinchada se enfureció

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El delantero argentino Maximiliano Bevacqua demostró anoche que es un goleador. Lo hizo no solo porque sumó su séptimo tanto en el Campeonato Nacional y lidera la tabla de ‘artilleros’ sino porque concretó la única opción clara que tuvo durante los 90 minutos que estuvo en el campo de juego.

El atacante chulla marcó el único gol del partido que le sirvió a su equipo para vencer a Barcelona y acabar con el invicto de nueve fechas que mantenía en el estadio Monumental.

Este triunfo le permite además al equipo que dirige el estratega argentino Fabián Bustos continuar en el primer lugar de la tabla de posiciones con 20 puntos.

El gol de Bevacqua llegó a los 35 minutos, después de una desconcentración de la defensa amarilla. La zaga le dio toda la libertad para que se eleve y logre impactar la pelota con su cabeza tras un tiro de esquina ejecutado por Luis Fernando Saritama.

Pero el aporte de Bevacqua para ganar el partido no fue únicamente en la zona ofensiva sino también en la defensiva. A los 83 minutos sacó una pelota que estuvo a punto de entrar a su arco, luego de una chilena de Vinicio Angulo en el centro del área.

La derrota de ayer exasperó a la hinchada torera. Desde la tribuna insultaron y lanzaron botellas al técnico Rubén Darío Insúa. Miembros de la Policía tuvieron que resguardarlo con sus escudos, para que no lo impacten.

El equipo canario careció de ideas ofensivas durante todo el compromiso. Esto, debido a que su línea de volantes jugó totalmente desconectada de los delanteros Rodrigo Teixeira y Pablo Palacios. Este último volvió a la alineación titular después de seis fechas de ausencia por bajo rendimiento según Insúa.

Hólger Matamoros intentó convertirse en nexo entre los volantes y los atacantes. Por momentos lo hizo pero no logró que su equipo gane profundidad y llegue con jugadas elaboradas al arco defendido por el argentino nacionalizado ecuatoriano Marcelo Elizaga.

Pese a que Insúa pedía insistentemente a sus jugadores que practiquen un juego vertical, en la cancha se vio lo contrario. Los mediocampistas toreros rotaron exageradamente la pelota en el centro del campo de juego, lo que hizo que sus ataques se vuelvan claramente predecibles.

Eso le facilitó la marca al Deportivo Quito. Bustos pidió a sus jugadores que privilegien un buen trato de la pelota y que luego se proyecten al ataque.

Y lo hicieron tal como se los pidió su técnico. A diferencia de Barcelona, que en ocasiones tuvo dificultades para salir de su cancha con el balón dominado, los chullas siempre empezaron sus jugadas ofensivas desde su defensa y con toques a ras de piso.

Barcelona intentó empatar el cotejo, pero le faltaron argumentos en su ataque pa- ra lograrlo.

La figura

Bevacqua fue el más incisivo de los chullas 

 

El delantero argentino demostró ayer que está en racha. No solo porque anotó el gol del triunfo para su equipo, sino porque evitó el tanto del empate de Barcelona minutos antes de que termine el compromiso. Los defensas Jefferson Hurtado e Iván Hurtado tuvieron constantemente problemas para marcarlo. Fue superior en el mano a mano y también en el juego aéreo. Se complementó bien con el juvenil Marlon de Jesús en la zona ofensiva. 

La contrafigura

Luis Caicedo no fue un aporte en la marca 

 

El volante de marca tuvo problemas, durante los 65 minutos que estuvo en el campo de juego, para impedir que Luis Fernando Saritama proyecte a sus delanteros hacia el ataque. No cubrió su zona de juego y tampoco le pasó con claridad la pelota a sus compañeros. En ocasiones la perdió con facilidad y eso generó contragolpes del Deportivo Quito. Cuando salió de la cancha, la hinchada lo despidió con insultos y reclamos. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)