2 de May de 2011 00:00

Dep. Quito perdió el rumbo y se hundió ante el equipo de Sevilla

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Sucedió el pasado miércoles en Riobamba. Deportivo Quito ganaba 2-0 al Olmedo, pero el partido terminó 2-2 con un tanto marcado por el ‘Ciclón’ en el último minuto (Marco Romero hizo el gol).

La historia se repitió ayer, aunque esta vez el cuadro chulla ni siquiera pudo retener un punto. Como en Riobamba, Deportivo Quito se adelantó en el marcador ante Independiente por 2-0 con tantos de Maximiliano Bevacqua. Sin embargo, Carlos Sevilla, técnico del equipos de Sangolquí, encontró la manera frenar a los chullas y de voltear el marcador para llevarse un triunfo de 3-2.

El DT imbabureño dirigió por tercera vez desde la tribuna, por una sanción de tres cotejos que recibió de parte de la FEF el año pasado por el incidente que tuvo con Rubén Insúa en la lucha por el tercer cupo a la Libertadores.

En estas tres ocasiones ha sumado un empate y dos triunfos. El de ayer fue el más significativo, por lo que representa hoy Deportivo Quito. Sin embargo, este segundo traspié consecutivo del elenco chulla tuvo el rechazo inmediato de parte de la hinchada. Cuando Narciso Mina colocó el tercer tanto del Independiente (minuto 85), los hinchas del Quito no dudaron en señalar un culpable : el técnico Fabián Bustos.

Por ello, desde la preferencia empezó un cántico en su contra: ¡Fuera Bustos!, ¡Fuera Bustos! pedían los hinchas, que también dedicaron gritos a los jugadores, pidiéndoles más actitud.

Él técnico veía el juego desde la esquina de la zona técnica con los brazos cruzados. Dentro de la cancha, su equipo no encontraba las respuestas para lastimar a su rival y su única vía de ataque eran los pelotazos, para los cuatro delanteros con los que terminó jugando el elenco quiteño.

Jesús Alcívar y Fidel Martínez, por las bandas, y Bevacqua y el colombiano Luis Perea, por el centro, presionaban por anotar un gol. Pero la acumulación de delanteros no fue la solución e Independiente pudo contener las arremetidas sin inconvenientes.

Los hinchas estaban molestos y los directivos, preocupados. Ayer Fernando Mantilla, el presidente del equipo, dijo al final del partido que en los próximos días se conversará mucho con el técnico para encontrar una salida a la crisis futbolística del plantel.

Pero ¿por qué tanta presión y molestia? El Quito está tercero en la tabla con 28 puntos y solo es superado por Emelec y Liga. Sin embargo, el cuadro azulgrana fue uno de los equipos que más contrató para este torneo: sumó a 11 nuevos refuerzos. Su plantilla está llena de jugadores de calidad, que tienen cautivado al seleccionador nacional Reinaldo Rueda, quien llegó a citar a nueve futbolistas chullas para el último amistoso de la Tricolor ante Argentina.

Por nombres, el Deportivo Quito tiene la mejor plantilla del torneo, pero Bustos aún no ha podido encontrar el funcionamiento.

Su equipo apela más a los esfuerzos individuales como el del ariete Bevacqua, quien ayer en los primeros 20 minutos anotó los dos tantos del plantel.

Sin embargo, Independiente tuvo la virtud de no decaer y encontrar el gol del descuento pronto, gracias a Narciso Mina.

El esmeraldeño tuvo ayer una jornada brillante. De su cabeza y sus pies salieron los tres tantos del equipo del Valle. Primero haciendo dupla con Richard Estigarribia, en el primer tiempo, y luego con José Ayoví, en el segundo, el ex jugador de Manta, Barcelona y del Cuenca, complicó a los lentos zagueros centrales del cuadro local. Luis Checa y Mariano Mina.

Mina encontró en Fernando ‘Chiqui’ Guerrero a un cómplice ideal para los ataques. El jugador, formado en el Real Madrid, colocaba precisos balones para que Mina complicara a la zaga local y al golero Marcelo Elizaga.

En el inicio del segundo tiempo, el ariete de Independiente empató el partido e instaló en la preferencia del Atahualpa los temores sobre el desenlace del partido.

La figura

Narciso Mina se llevó el balón tras el juego

El delantero de Independiente marcó los tres tantos de la victoria de su equipo. El esmeraldeño generó peligro en la zaga de Deportivo Quito y tuvo la capacidad de desmarcarse con facilidad ante los rivales. Su juego ha crecido con el DT Carlos Sevilla, quien le ha recomendado que remate en el área y habilite a sus compañeros.

La contrafigura

Fabián Bustos no halla a la oncena ideal

El entrenador argentino salió de la cancha silbado por los aficionados que pidieron su salida. Ayer su equipo careció de balance y no encontró las respuestas para mantener un resultado. Puso en cancha a cuatro arietes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)