2 de May de 2011 00:00

D. Cuenca volvió a perder puntos de local y esta vez con Imbabura

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El romance entre la hinchada y el técnico del Deportivo Cuenca, el argentino Luis Soler, entró en crisis. Quienes lo aplaudieron por poner en la cancha hasta cinco juveniles, ayer mostraron su descontento en los graderíos.

Unos 50 hinchas, ubicados en la tribuna norte, despidieron con silbatinas a Soler, quien de prisa entró por el túnel rumbo al camerino norte del estadio Alejandro Serrano. Los reclamos también se dirigieron para los delanteros Omar Guerra (colombiano) y Néstor Ayala (paraguayo).

Los seguidores del ‘Expreso Austral’ están molestos porque, hasta ayer, se perdieron 14 puntos de local. Empataron con Dep. Quito, Barcelona, El Nacional e Imbabura. Además se perdió con Liga de Quito y Emelec. Soler, al respecto, dice que igual valen los puntos en casa o fuera.

Ese criterio se basa en los 12 puntos obtenidos como visitante. Ganó al Independiente del Valle, Imbabura y Manta. Empató con Liga de Loja, Olmedo y Emelec. Pero, los aficionados quieren ver ganar a su equipo en su estadio. Soler culpó ayer al pésimo estado del campo de juego.

En el partido de ayer se evidenció que Dep. Cuenca requiere de un jugador que marque la diferencia. Como sucede en Imbabura con Franklin Salas, quien con un tiro libre puso el 1-1 y permitió que su conjunto se llevara de la capital azuaya un valioso punto.

El cuadro azuayo tuvo 11 ocasiones de gol durante el partido con Ayala, Guerra, Juan José Govea y Fernando Fajardo. Pero les faltó puntería, tranquilidad y más solidaridad. Hubo egoísmo.

Dos remates de Ayala, a los 10 y 18 minutos, impactaron en el vertical y horizontal. Al minuto 32, Guerra con la portería a su disposición remató a las manos del arquero Daniel Viveros.

Fue tanta la ineficiencia ofensiva, que el 1-0 a favor de los cuencanos llegó mediante un autogol de Wilson Folleco, tras un rebote de Viveros que no pudo contener un tiro libre de Govea, desde unos 35 metros. En la cancha, nadie festejó el gol, lo que hubo es lamentos por parte de Folleco.

Cuando se jugaba un minuto de adición en la primera etapa, el árbitro Roberto Alman pitó una falta a unos 15 metros de la portería del argentino Esteban Dreer. Al frente del esférico se paró Salas y con sutil toque marcó un golazo al costado derecho del arquero. Dreer, quien pasó de vacaciones, solo miró la trayectoria del balón

En el segundo tiempo, el equipo local tuvo ocho ocasiones de gol. A los 65’, Salas pudo poner el 2-1, pero falló solo frente a Dreer.

La figura

Eduardo Granda leyó con precisión el cotejo

El DT ecuatoriano dibujó en la cancha un 4-4-2, que superó al 3-5-2 de Luis Soler. Incluso fue ambicioso, a los 45 minutos puso al delantero Jorge Salazar por el volante Francisco Mera. Pudo ganar si Salas no desperdiciaba una opción de gol.

La contrafigura

Omar Guerra no encuentra el gol

La ansiedad por anotar su primer gol en este año hace que el volante colombiano pierda tranquilidad frente a la portería contraria. Ayer tuvo tres claras ocasiones de gol, pero pudo más la desesperación. A los 70 minutos salió de la cancha.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)