5 de May de 2012 15:36

Cariocas visitan con nostalgia la atrasada reforma del Maracaná

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El estadio Maracaná, sometido a una ardua reforma criticada por los atrasos, su alto costo y ahora vinculada a una red de corrupción, abrió sus puertas este sábado a turistas y cariocas, que al recorrer sus escombros recordaron con nostalgia al viejo "templo del fútbol".

"Da miedo", dijo a la AFP Andrea Mayer con risa nerviosa. "El Maracaná estaba tan bonito, tan enterito, y ahora así, todo destruido. Me pregunto si estará listo" para febrero de 2013, fecha de entrega en cronograma, añadió esta mujer de 33 años, que visita periódicamente el estadio de Rio de Janeiro desde niña.

Mayer confiesa su "nostalgia" de esa impresionante estructura levantada para el Mundial de 1950, con capacidad entonces para más de 100 000 personas.

Desde este sábado, el Maracaná abrirá sus puertas el primer sábado de cada mes, para paseos guiados a grupos de 50 personas para recorrer las obras hasta el lugar donde estará el terreno de juego. Este sábado se registraron 400 reservas para visitar el mítico estadio carioca.

"Se trata de una reconstrucción total, tenemos mucho trabajo por delante para cumplir el plazo del 2013. Tenemos cinco frentes trabajando, dos turnos de 12 horas. Solo paramos los domingos", garantizó a los visitantes uno de los ingenieros de la obra.

Sergio Luiz Bernardo, de 63 años, escucha con atención y pregunta sobre los cambios en las tribunas y drenaje del campo. Conoce bien el Maracaná, tiene 50 años visitándolo.

"Mi papá vino a la Copa de 1950. En ese tiempo se tenía que ir con traje", contó sonriendo mientras recordaba como "la general", la tribuna más económica, sin sillas, que congregaba a miles. "Era un lugar muy democrático".

Pero al igual que Mayer, Bernardo está preocupado con el lento avance de la reforma. "Esperaba encontrarme al entrar la obra más adelantada, alguna tribuna ya medio montada, que dé para ver lo que viene. Pero nada. Como brasileño, apuesto por que esté listo a tiempo", alertó.

El Maracaná, famoso por el 'Maracanazo' que dio Uruguay al vencer a Brasil en la final del Mundial de 1950, está siendo remodelado por 859 millones de reales, unos 460 millones de dólares. El alto valor ya fue criticado en el Parlamento, especialmente por el exastro del fútbol Romario, y llamó la atención del Tribunal de Cuentas de la Unión, que pidió una revisión de las cifras.

En las obras, el atraso es evidente y, según reportes de la prensa local, la FIFA estudia como un plan B utilizar en la Copa de Confederaciones de 2013 el estadio Engenhao, construido para los Juegos Panamericanos de 2007.

"El Engenhao tiene plenas condiciones para acoger la Copa de las Confederaciones (...). Es una medida preventiva en caso de una eventual retirada del Maracaná", explica Mauricio Assumpcao, presidente del club Botafogo, administrador del complejo deportivo.

La FIFA realizó cuatro visitas técnicas al estadio este año para verificar el avance de las obras y las condiciones exigidas para esa gran prueba antes del Mundial, que se celebra del 15 al 30 de junio de 2013. Rio de Janeiro recibirá siete partidos del torneo Confederaciones y cuatro de la fase de grupos del Mundial, además de sendas finales.

Desde que comenzó la reforma, en 2010, el Maracaná enfrentó en septiembre pasado una huelga de 19 días y hace un par de semanas se vio envuelto en un escándalo de corrupción, cuando una de las tres empresas responsables de la remodelación --Delta Construcciones -- abandonó la obra para encarar una investigación de la Policía Federal y el Congreso.

Delta fue señalada de financiar supuestamente un sonado esquema de corrupción de un 'bicheiro' (jefe de red clandestina de juego), que involucra además a un senador y a varios políticos.

La empresa respondía por el 30% del Consorcio Maracaná Rio 2014, que también integran las gigantes Odrebrecht (49%) y Andrade Gutierrez (21%).

En la visita, donde Delta aparece aún como integrante del consorcio, el arquitecto Agustinho de Moura Graça, de 36 años, ve con optimismo la obra. "Así es la construcción, parece que no hay nada hecho pero la obra bruta se hace rápido, lo que más tarda son los acabados y eso es hasta secundario. Va a estar listo a tiempo", comentó a la AFP .

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)