2 de marzo de 2018 00:00

La Gloria se planteó el ascenso a la Serie B del balompié ecuatoriano

Fulman Camacho Jr. (der., número 10) y sus compañeros, en uno de los entrenamientos realizados en las riberas del río Tomebamba, a la altura del Colegio Ciudad de Cuenca. Foto: Manuel Quizhpe / EL COMERCIO

Fulman Camacho Jr. (der., número 10) y sus compañeros, en uno de los entrenamientos realizados en las riberas del río Tomebamba, a la altura del Colegio Ciudad de Cuenca. Foto: Manuel Quizhpe / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 6
Redacción Cuenca
(D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Hace un año arrancó el ambicioso proyecto del Deportivo La Gloria, club azuayo de la Segunda Categoría que se planteó ascender a la Serie B. Los 18 futbolistas que lo forman están ilusionados con convertirse en profesionales.

Ellos, en su mayoría, fueron reclutados en Esmeraldas por el técnico argentino Juan Carlos Elías, de 64 años, quien los seleccionó luego de verlos jugar. Tras superar las evaluaciones, los jóvenes fueron invitados a vivir en Cuenca.


Ariel García, quien jugaba fútbol en el pueblo de Carondelet, en San Lorenzo, recuerda cómo se vinculó al equipo. “Nos citaron para un amistoso, jugamos y, al final, se acercó el profesor Elías para pedirme el nombre”. Allí empezó otra historia, porque tuvo que abandonar a sus padres y hermanos.


García, de 18 años, confiesa que se sentía mal en Cuenca porque por primera vez dejó a su familia. Quería regresarse a Esmeraldas, pero sus compañeros le animaron para que se quedara. “Ahora, ellos son mi segunda familia, nos ayudamos entre todos”. Ya se acopló al frío de Cuenca y a la comida.

Bryan Rodríguez, de 16 años, agradece a Dios por la posibilidad de jugar en la capital azuaya. Tiene experiencia en otros clubes. Militó en el Ferroviarios de Durán, en Rocafuerte de Guayaquil (Sub 14) y se probó en Macará de Ambato.

Se siente satisfecho por haber sido pretendido por el Independiente del Valle; pero, “el tiempo de Dios es perfecto y él sabe cuál es mi destino”. Por eso, su compromiso es entrenarse para mejorar los puntos débiles y potenciar sus virtudes como volante creativo.


Su sueño es jugar fútbol profesional y emigrar a Europa, con el fin de ayudar a su familia que le apoya para sus gastos. “Mis padres conversan conmigo todos los días, a través de las redes sociales”. Ese es el canal que permite a la mayoría de los jugadores mantenerse cerca de sus seres queridos. 


Elías, quien está al frente del proyecto, firmó un contrato por cinco años. No obstante, la idea es ascender a la Serie B en dos o tres temporadas. Tiene experiencia en este tipo de retos puesto que, bajo su dirección, Deportivo Cuenca ascendió el 2001 a la Serie A.


El DT se muestra satisfecho, porque con un año de trabajo tres de sus dirigidos han sido convocados a la preselección Sub 20, al mando del argentino Jorge Célico. Ellos son Ariel García, Jefferson Nazareno y Víctor Palacio.

Fulman Camacho Jr. (der., número 10) y sus compañeros, en uno de los entrenamientos realizados en las riberas del río Tomebamba, a la altura del Colegio Ciudad de Cuenca. Foto: Manuel Quizhpe / EL COMERCIO

Fulman Camacho Jr. (der., número 10) y sus compañeros, en uno de los entrenamientos realizados en las riberas del río Tomebamba, a la altura del Colegio Ciudad de Cuenca. Foto: Manuel Quizhpe / EL COMERCIO

Además, asegura el técnico, cinco jugadores fueron pretendidos por Independiente del Valle. Se trata de los tres preseleccionados Sub 20, de Bryan Rodríguez y Jonathan Lastra. “La oferta económica era buena, pero no se fueron para mantener el proceso”.


Según Elías, el proyecto es financiado por el empresario Jorge Reyes, quien es presidente del club. Él cubre los gastos de alimentación (desayuno, almuerzo y merienda) de 18 futbolistas. La mayoría llegó a Cuenca desde Esmeraldas, otros lo hicieron de La Troncal y Machala. Les arriendan una vivienda y tienen médico. No reciben incentivo económico.


A ese grupo se suman quienes no son parte del proyecto pero que juegan en las categorías Sub 16 y 17, y en Segunda. La nómina actual es de 31 futbolistas, cuyas edades oscilan entre los 14 y 20 años. Los únicos jugadores experimentados son Jefferson Nájera, Adrián Cortez y Diego Ávila.


Los primeros resultados del proyecto son un título provincial en la categoría Sub 16 y un subtítulo en la Sub 17. Para ser protagonistas en Segunda Categoría se entrenan a doble jornada. El estratega les sugirió que estudien a distancia.


De acuerdo con los registros de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, el Club Social y Deportivo La Gloria fue fundado el 9 de junio del 2000.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)