22 de junio de 2014 00:00

Argentina no despierta interés entre brasileños

Un padre de familia y su hijo pegaban cromos en el mismo instante en que Argentina se medía con Irán. Foto: Alex Puruncjas desde Curitiba/ EL COMERCIO

Un padre de familia y su hijo pegaban cromos en el mismo instante en que Argentina se medía con Irán. Foto: Alex Puruncjas desde Curitiba/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 0
Álex Puruncajas. 
Desde Curitiba
Curitiba
Logo MUNDIAL 2014

A la hora del partido de ayer entre Argentina e Irán, a los brasileños les importaban otras cosas.

En Curitiba, una de las sedes del Mundial, los hinchas preferían dialogar, almorzar e, incluso, llenar el álbum del Mundial de Panini, antes que saber de su eterno rival.

La participación de Argentina en el torneo de Brasil no tiene la misma acogida que la de Chile, Colombia, Uruguay y Ecuador, las otras selecciones sudamericanas en la cita mundialista.

“Si Brasil no logra el título prefiero que lo haga Alemania, Holanda y hasta Uruguay. Pero menos Argentina. Eso sí que no”, comentó un taxista que labora desde haca verios años en esa ciudad.

Los lugares de comida y los bares de la localidad abrieron sus puertas desde las 09:00. En la mayoría de estos había banderas o distintivos de Brasil, la anfitriona del torneo.

Algunos de estos sitios contaban con pantallas gigantes para ver los cotejos. Pero a la hora del cotejo de la ‘Albiceleste’, de Lionel Messi, las sillas lucían vacías.

Algo similar ocurrió en el barrio Santa Felicidad. Cuando se inició el cotejo de los gauchos, unos 20 brasileños se reunieron en la esquina de las avenidas Natal Pigato y Manoel Ribas. Niños y adultos acudieron al lugar para intercambiar los cromos del Mundial. Mauricio José fue uno ellos.

El brasileño fue junto a su esposa y sus hijos y permaneció cerca de una hora en el lugar. “Los cromos son lo que más nos importa ahora. Habrá el mismo interés durante estos días de Mundial”, comentó el aficionado que también adquirió cromos en la tienda del sector.

Una funda con cinco cromos se vendía a un real brasileño (unos 50 centavos). Adquirir los boletos del álbum era más importante que ver a Argentina.

En otros lugares donde sí se vio el partido, los brasileños hacían fuerza por Irán. Los hinchas veían las pantallas de televisión y con las acciones de Irán soltaban suspiros.

Otros lamentaron el gol del capitán Lionel Messi, de quien hasta se hace parodias en los programas de televisión.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)