13 de julio de 2014 18:55

Romero rompió el récord de Fillol, pero se quedó con la amargura final

El delantero alemán Miroslav Klose mira al arquero argentino Sergio Romero. Foto: Nelson Almeida  / AFP

El delantero alemán Miroslav Klose mira al arquero argentino Sergio Romero. Foto: Nelson Almeida / AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
AFP
Río de Janeiro
Logo MUNDIAL 2014

El golero Sergio Romero quebró el domingo en la final contra Alemania en el Maracaná el récord de valla invicta del legendario Ubaldo Fillol, campeón con la albiceleste en 1978, llevándolo de 374 a 486 minutos, aunque el gol de Mario Götze lo dejó con la amargura de la derrota.

Con su gran actuación en Brasil 2014, el arquero argentino, suplente en su club Mónaco en los últimos meses, calló a quienes cuestionaban su titularidad.

Romero, de 27 años, concedió cuatro goles en siete partidos del Mundial: uno al bosnio Edin Dzeko en el triunfo 2-1 del debut contra los balcánicos y dos tantos en la victoria 3-2 ante Nigeria, ambos obra de Ahmed Musa, y el de

Musa marcó su segundo gol en el minuto 47 de ese partido de cierre de la fase de grupos y, desde ahí hasta el minuto 113 de la prórroga con alemania, Romero bajó la persiana.

Pasaron los 120 minutos con Suiza en octavos de final definidos con el agónico gol de Ángel di María, los 90 minutos con Bélgica (1-0 con tanto de Gonzalo Higuaín) y los 120 minutos del 0-0 frente a Holanda, que llevaron a los penales y el triunfo 4-2.

Romero fue justamente el héroe de esa definición desde los doce pasos, tapando los remates de Ron Vlaar y Wesley Sneijder, lo que permitió a Argentina lograr el pase a la final del domingo en el Maracaná contra Alemania.

En la final, el arquero mantuvo en cero su arco en los 90 y estuvo a punto de llevarlo a los penales, aunque cedió a falta de siete minutos.

Los milagros de Fillol
Romero tuvo buenas atajadas en estos 486 minutos, por ejemplo ante un disparo del suizo Granit Xhaka, y también fue ayudado por la fortuna, como con el cabezazo del también suizo Blerin Dzemaili que se estrelló en el poste en el último minuto del alargue.

De su lado, Fillol cimentó su racha en Argentina-78 con varias actuaciones para el recuerdo que mantuvieron con vida a la Albiceleste en el tramo final de su primera conquista mundial.

El récord del 'Pato' empezó luego del gol que le marcó Roberto Bettega a los 67 minutos de la derrota 0-1 contra Italia en la primera fase y terminó en el minuto 81 de la final frente a Holanda cuando Dick Nanninga clavó el 1-1 que llevó al alargue y la victoria final de Argentina 3-1.

En el medio, Fillol le atajó un penal al polaco Kazimierz Deyna en un encuentro de la segunda fase que su equipo ganó 2-0, bajó la persiana ante Brasil (0-0) y sostuvo a Argentina frente a Holanda hasta el cabezazo de Nanninga.

Detrás de Fillol y Romero se encuentra Carlos Roa, portero en Francia-1998, que mantuvo la valla invicta durante 279 minutos.

El récord de un arquero en un Mundial es propiedad del italiano Walter Zenga, invicto durante 517 minutos en Italia-1990.

Fue precisamente un argentino, Claudio Caniggia, quien terminó con la racha de Zenga en la semifinal de ese Mundial en Nápoles, en la que la Albiceleste eliminó por penales a la Azzurra tras haber igualado 1-1 en los 120 minutos.

Como curiosidad, se puede agregar que el récord sin recibir goles para un arquero argentino en primera división está en las manos de Carlos Barisio, portero de Ferro Carril Oeste, que estuvo invicto 1075 minutos, casi doce partidos, en 1981.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)