2 de marzo de 2018 00:00

Independiente del Valle apunta al exterior

El 70% de la plantilla que jugó la final de la Libertadores Sub 20 trabaja desde el 2011. Juan Carlos León (izq., en la segunda fila) dirige el equipo. Foto: David Paredes / EL COMERCIO

El 70% de la plantilla que jugó la final de la Libertadores Sub 20 trabaja desde el 2011. Juan Carlos León (izq., en la segunda fila) dirige el equipo. Foto: David Paredes / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 10
David Paredes
Redactor (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El equipo vicecampeón de la Libertadores Sub 20 es la nueva esperanza del Independiente del Valle. Estos juveniles, que tienen entre 16 y 19 años, son parte de un ambicioso proyecto que busca sostener a la institución.

La dirigencia tiene planes específicos con ellos. Aún están en proceso de formación, pero el objetivo a largo plazo es venderlos a clubes del extranjero.

Santiago Morales, gerente deportivo del equipo, afirma que esta iniciativa nació el 2012, cuando se clasificó por primera vez a una Libertadores juvenil.

En ese certamen vieron la necesidad de que sus jugadores tengan roce internacional. Ahora buscan formar deportistas de exportación.

“El reto de Independiente y del fútbol ecuatoriano es formar jugadores para que vayan al extranjero, pero que no vuelvan. Estos
viajes les dan experiencia y son fundamentales en su aprendizaje”, afirma Morales.

Esta Libertadores Sub 20 permitió al argentino Gabriel Schürrer, entrenador del primer equipo, tener un mayor panorama de las canteras. De los 20 futbolistas que dispu­taron el campeonato regional, cuatro ya se entrenan con la categoría absoluta y al menos tres más subirán en los próximos días y en la temporada.

“Hay jugadores de la Sub 20 que ya se entrenan con Primera. Hemos visto un par más que son interesantes”, dijo Schürrer esta semana.

Los rayados invierten cerca de USD 1,5 millones en los 129 jugadores que se forman en sus canteras. En el complejo de Chillo-Jijón viven futbolistas desde la Sub 12 hasta la Sub 18. Todos están obligados a ir al colegio y reciben alimentación, atención médica y psicológica.

Yeison Guerrero es uno de los que se entrena con el primer equipo. Llegó al club en el 2012, cuando tenía 14 años. Ha sido parte de todo el proceso. Sueña con llegar a la Selección y salir a un club del extranjero.

“En este momento, la prioridad del club con estos muchachos es continuar su proceso de aprendizaje. Queremos que tengan una fortaleza para que integren el equipo de mayores”, dijo Morales.

La dirigencia hace comparaciones con el equipo vicecampeón de la Libertadores absoluta del 2016. De los 11 titulares, siete fueron formados en el club. Por eso, la ilusión es que la historia se repita a futuro.

Roberto Arroyo, coordinador de formativas, explica que Independiente tiene un mapa de sucesiones. Es decir, se lleva un registro de evolución de cada jugador de las canteras para saber en qué tiempo podrán ascender a la siguiente etapa.

“En nuestro mapa de sucesión les damos prioridad de ascender a los de mayor edad. Si vemos que hay dos mediocampistas de condiciones parecidas, pero de distintos años, preferimos continuar el proceso con el mayor”, dice Arroyo.

El año pasado, Independiente adquirió el club Juventus, de la Segunda Categoría de Esmeraldas. El objetivo es que este equipo sea una filial de los rayados, para foguear a sus jugadores de Reserva.

La temporada pasada, tres integrantes del actual equipo vicecampeón Sub 20 estuvieron en Esmeraldas.

Roberto Olabe, director Deportivo de Formativas, y la dirigencia tenían previsto reu­nirse esta semana para decidir quienes se irán a la ‘Provincia Verde’. Cuando vuelvan a finales del año, ya serán parte del primer plantel.