7 de agosto de 2014 00:00

Los modelos de gestión del fútbol en la región

Ribair Rodriguez, de Boca Juniors, celebra el tanto logrado frente a Velez Sarsfield. Foto: AFP

Imagen de archivo del Boca Juniors de Argentina. EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 0
Redacción Deportes y La Nación de Argentina/GDA (D)
deportes@elcomercio.com
Quito

Los clubes de fútbol de Latinoamérica funcionan como sociedades anónimas, organizaciones sin fines de lucro, empresas... Los modelos de administración de estos equipos son diversos, pero -en algunos casos- estos planteles también afrontan problemas económicos como en Ecuador.

“Los problemas son muy similares en todas partes”, explica Pablo Lucio Paredes en la revista especializada Polémika. Ahí, se detallan modelos de administración de equipos y sus apuros económicos.

Este Diario, también revisó modelos de gestión de Ligas de renombre de Latinoamérica y cercanas a Ecuador.

Las sociedades anónimas

Los 32 equipos profesionales de la Primera División y Primera B de Chile funcionan como sociedades anónimas.

La fórmula se empezó a aplicar desde el 2005 con la aprobación de la Ley 20.019 que sirvió para regular las sociedades anónimas deportivas profesionales (SAD).

Con esto, se buscó “solucionar las pérdidas económicas de los clubes, de jugadores impagos y deudas con el Servicio de Impuestos Internos”, explicó el especialista chileno Enrique Oviedo.

Sin embargo, según Oviedo, las sociedades anónimas mantuvieron deudas con el fisco, entre el 2012 y el 2013.

Esto, pese a que los clubes, reciben ingresos por derechos de televisión del Canal del Fútbol, administrado por el empresario Jorge Claro y la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile (AFNP).

Los 32 planteles recibieron por derechos de TV un monto de USD 118 millones de pesos chilenos (unos USD 204 362), entre el 2010 y el 2012. Esta cifra equivale al ingreso de los equipos por el mismo rubro desde 1997 al 2009, ratificó Oviedo.

Los ingresos por TV y el paso a sociedades anónimas ha sostenido a los planteles, pero no todos están satisfechos.

Los mayores ingresos los concentran los equipos considerados grandes. Estos son Colo Colo (administrado por Blanco y Negro), Universidad de Chile (Azul Azul) y Universidad Católica (Cruzados).

Los modelos con apuros

En torneos profesionales como el de Argentina, los clubes funcionan como asociaciones civiles con personería jurídica. Estos tienen capacidad para agrupar a socios.

En ese país, además, los clubes tienen el soporte de ‘Fútbol Para Todos’, un programa del gobierno que posee los derechos de explotación de imágenes y transmisión de los torneos de Primera División.

Pese a los USD 825 millones de pesos (USD 1 425 000, según el cambio de ayer) que aporta al año el Programa, los equipos de Primera tuvieron pérdidas, durante el 2012.

Desde que los clubes reciben el aporte estatal (agosto de 2009), las deudas se incrementaron en un 47 %. “Esto puede explotar en cualquier momento”, dijo uno de los principales directivos del fútbol del interior a Cancha Llena.

Ante esto, la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) impuso medidas para contener el gasto. La Administración Federal de Ingresos Públicos -con la que los equipos mantienen deudas- estableció un nuevo régimen para la transferencia de futbolistas: menos capitales privados y más control.

En Argentina, esto fue analizado por los sociólogos Pablo Alabarcés y Juan Branz. Ellos evaluaron que los aportes de los derechos de TV debían conducir el saneamiento financiero. Sin embargo, ellos determinaron que el pasivo de los clubes creció en un 48%.

“Ningún control se ejerció sobre el destino de los fondos, y ninguna auditoría de los órganos estatales (...) apuntó a desmantelar el mal manejo de los dirigentes”, aseguraron los sociólogos en su investigación.

Los clubes millonarios

Forbes publicó en enero la lista de los 10 clubes mejores cotizados de América. Entre ellos, ubicó a cuatro mexicanos (Guadalajara, Monterrey, América y Santos Laguna) y a cuatro brasileños (Corinthians, Sao Paulo, Internacional y Flamengo).

Según Forbes, estos clubes se cotizan por sus ingresos anuales, derechos de TV, monto de la plantilla, valor de su estadio, ingresos por patrocinios al año y el valor de la marca. En algunos casos, estos planteles tienen soportes empresariales fuertes. Es el caso del América, que pertenece a Televisa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)