3 de marzo de 2015 20:29

Michael Jackson Quiñónez defenderá la titularidad que logró en Liga de Quito

Michael Quiñónez nació el 21 de junio de 1984, en Santo Domingo. Debutó en la Serie B con Espoli.

Michael Quiñónez nació el 21 de junio de 1984, en Santo Domingo. Debutó en la Serie B con Espoli. Foto:María Isabel Valarezo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 20
Fabián Alarcón

Dos niños con el uniforme del Colegio de Liga ingresaron al complejo albo. Al primero que buscaron para que les firmara un autógrafo en sus cuadernos fue a Michael Jackson Quiñónez.

El volante, que fue figura en el último triunfo sobre Emelec (2-1), se levantó con una bolsa de hielo, pegada con una cinta elástica en su rodilla derecha, y sonriente cumplió el deseo de los infantes.

El deportista fue ayer el centro de atención en el complejo azucena. Los comunicadores que llegaron esperaban hablar con él, a través de la conferencia de prensa, pero el volante le indicó a Francisca Carrillo, la relacionadora pública, que hablaría el viernes.

Tras la práctica, Quiñónez ingresó con sus compañeros al sitio de concentración, pero fue el último en salir duchado, vestido con camiseta y jean y con un fuerte aroma a perfume. Se detuvo para conversar con EL COMERCIO, antes de unirse al resto del plantel en la parrillada que hubo en el Club de Liga, ubicado a unos 100 metros del complejo de entrenamiento.

El tsáchila de 30 años se siente emocionado por haber sido titular en el encuentro, pero aseguró no sentirse dueño del puesto, a pesar de haber marcado diferencia con su talento ante el bicampeón. Además, en ese cotejo, el pasado sábado, Quiñónez volvió a marcar un gol luego de tres años. La última vez que lo hizo fue el 13 de mayo del 2012 contra Olmedo, con la blusa del Barcelona Sporting Club.

En el cuadro porteño y en casi todos los que militó siempre fue alternante (excepto en Espoli, en donde se dio a conocer), aunque en determinados cotejos ingresó a la cancha y demostró su talento.

En Barcelona sumó 3 356 minutos. Quiñónez tuvo mayor participación en el 2012 y 2014, cuando llegó a 56 partidos jugados. En el 2013 atravesó un bache porque los técnicos Gustavo Costas y Luis Soler no lo tomaron en cuenta. Incluso, fue relegado a entrenarse con el plantel de reserva por supuestos actos de indisciplina.

El año pasado, con la presencia de Rubén Israel recobró protagonismo, siendo un alternante ‘de lujo’ que le resolvió partidos trabados al estratega charrúa. Estas buenas actuaciones y la amistad que mantiene con Luis Zubeldía, influyeron en su contratación al cuadro azucena.

Esteban Paz, incluso, aseveró que con Quiñónez en la cancha, a Liga “le inyectó mayor claridad (…). Tenemos un año de contrato con él, pero si sigue así esperamos que se quede por muchos años más”.

Cuando al volante se le consultó por qué ha sido suplente en todos los clubes donde ha estado, respondió: “Eso deberían preguntarle a los entrenadores. Yo solo me dedico a jugar, a aportar. Hay técnicos que me pusieron y otros que no”.

Él no recuerda, incluso, cuándo fue la última vez que convirtió un gol. “No me fue mal en ningún equipo. Ahora en Liga estoy para asomarme. Vine al equipo porque Zubeldía confía en mí y buscaré no defraudarlo”, agregó. Luego precisó que el estratega argentino tampoco le aseguró la titularidad. Al contrario, le advirtió que deberá “ganarse un puesto como todos los demás jugadores”.

El primer paso ya lo dio contra Emelec. En aquel partido, Quiñónez generó 33 pases correctos y tres incorrectos, con una efectividad del 92%. Remató tres tiros al arco y por eso fue ovacionado.

Tras la pequeña entrevista, el jugador se subió al vehículo de Jayro Campos y fue hasta donde estaban sus compañeros. Por suerte para él y el DT, solo tuvo un golpe en la rodilla y el hielo “es más por precaución”, indicó Marco Lascano, el galeno del club.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (1)