13 de octubre de 2015 19:24

Los cuencanos se mantuvieron tensos hasta que llegó el gol de 'Felipao'

Partido Ecuador vs. Bolivia, los hinchas del Ecuador se reunieron en el centro comercial Millenium Plaza. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO

Partido Ecuador vs. Bolivia, los hinchas del Ecuador se reunieron en el centro comercial Millenium Plaza. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Manuel Quizhpe

Cuenca se paralizó con motivo del partido entre Ecuador y Bolivia, válido por la segunda fecha de las eliminatorias sudamericanas. La fuerte lluvia que cayó en la ciudad hizo que los transeúntes se congregaran en los almacenes de electrodomésticos, cafeterías, restaurantes…, para observar el cotejo.

En pantallas gigantes, los cuencanos siguieron de cerca a los dirigidos por Gustavo Quinteros. Hubo tensión ante la falta de gol, unos de halaban de los cabellos y otros hasta se comían las uñas de la desesperación. No faltaron quienes controlaban su angustia con una taza de café o un vaso de cerveza.

Los aficionados tuvieron que esperar hasta los 81 minutos del encuentro para levantarse de sus asientos y celebrar con euforia el gol de Miller Bolaños. Se abrazaban entre sí, justaban sus manos y agradecían a Dios por el gol. “Éramos superiores”, destacó Miguel Torres.

Sin embargo, el gol no les tranquilizó, porque pese a los esporádicos ataques de Bolivia, temían que llegara el empate. Por ello, cuando el árbitro central pitó el penal a favor de Ecuador, los presentes en el restaurante La Barraca, ubicado en el Centro Histórico de Cuenca, se relajaron y festejaron el 2-0 concretado por Felipe Caicedo (Felipao).

En los patios de comida de los centros comerciales Mall del Río y Milenium Plaza también se llenaron de aficionados al fútbol, quienes vestidos la camiseta de Tricolor y con banderas, respaldaban a la Selección. Al final del partido, los hinchas salieron a la calles para celebrar el segundo triunfo seguido de Ecuador.

Andrea Montenegro era la más emocionada del grupo, porque dos victorias seguidas no se dan en todas las eliminatorias. “Sufrimos, pero lograron un merecido triunfo, fueron mejores individual y colectivamente. El mal estado de la cancha afectó al funcionamiento de Ecuador".

Para Juan Calderón, pese a los charcos de agua en el campo de juego, Antonio Valencia volvió a destacarse por su velocidad y centros precisos al área. En su criterio, el gol de Bolaños llegó en el momento preciso. "Los seleccionados nacionales ya se estaban poniendo nerviosos, pero se marcó el tanto y retomaron el nivel que mostraron con Argentina".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)