21 de julio del 2016   00:00

Frente a frente entre Reinaldo Rueda y Pablo Repetto en la final de la Copa

Reinaldo Rueda, DT del Atlético Nacional de Medellín, dirige a sus jugadores en la zona técnica del estadio Olímpico Atahualpa. Foto: Vicente Costales/ EL COMERCIO

Reinaldo Rueda, DT del Atlético Nacional de Medellín, dirige a sus jugadores en la zona técnica del estadio Olímpico Atahualpa. Foto: Vicente Costales/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 3
Carlos Augusto Rojas

A Reinaldo Rueda, entrenador del Independiente del Valle, lo apuntaron con una luz láser de color verde en el inicio del segundo tiempo.

El exseleccionador de Ecuador no sé inmutó y continuó de pie al filo del área técnica con esa serenidad que antes también demostró en el país.


Independiente del Valle
y Atlético Nacional jugaron la final de ida de la Copa Libertadores de América en el estadio Olímpico Atahualpa, la noche del 20 de julio del 2016.

El entrenador del elenco de Medellín tiende a observar el juego de pie, con las manos juntas hacia atrás. Solo cada cierto tiempo observa el reloj en su muñeca y cuando el cotejo se paraliza da indicaciones. En esos instantes habla, de preferencia, con el defensa Daniel Bocanegra.

En la fría noche quiteña, por los parlantes del estadio se solicitó a los aficionados que no utilizaran esas luces, pero de vez en cuando se las observaba. Ni siquiera al ser apuntado por una de ellas se inmutó el estratega vallecaucano.

En el escenario de El Batán, antes y durante el partido, algunos hinchas repudiaron su presencia, pero otros lo aplaudieron. Con Rueda, la Tricolor se clasificó al Mundial de Brasil 2014.

En la otra zona técnica, el DT Pablo Repetto vivió la final con más movimiento.

El uruguayo es muy tranquilo fuera de la cancha, pero en los partidos se transforma. Tiende a reclamar a los árbitros por las acciones que considera injustas y habla constantemente con sus asistentes. Se mueve, camina y grita. Coloca las manos en los bolsillos del pantalón. Observa. Levanta los brazos.

En los minutos finales, cuando realizó el último cambio, habló con Dixon Arroyo quien iba a ingresar en la cancha. Le dijo algunas palabras y se fue otra vez al filo de la zona técnica a observar el encuentro. A los 85’ habló con el golero Daniel Azcona, en una paralización del juego por una falta. Luego de eso llegó el tanto de Arturo Mina, con el que se igualó el partido. El DT festejó con los puños en alto.

Independiente del Valle y Atlético Nacional igualaron 1-1. El cotejo de vuelta será el 27 de julio en Colombia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (4)