7 de enero de 2015 18:03

Atlético de Madrid ganó el primer partido del derbi madrileño en Copa del Rey

Los jugadores del Atlético de Madrid saludan a la afición al final del partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey que Atlético y Real Madrid jugaron  en el estadio Vicente Calderón, en Madrid. EFE

Los jugadores del Atlético de Madrid saludan a la afición al final del partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey que Atlético y Real Madrid jugaron en el estadio Vicente Calderón, en Madrid. EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 9
Agencia EFE
Madrid

El sentido colectivo y un plan efectivo acercaron al Atlético de Madrid a los cuartos de la final de la Copa del Rey con una victoria por 2-0 sobre el Real Madrid, contra las cuerdas a la espera de la vuelta en el Santiago Bernabéu y anulado en ataque por la firmeza de un impenetrable equipo rojiblanco.

Un gol de penalti de Raúl García y un cabezazo del uruguayo José María Giménez culminaron en el marcador el sólido planteamiento del conjunto local, inabordable atrás, potente en el despliegue y concreto arriba, tres cualidades que anularon el fútbol ofensivo del Real Madrid e impulsaron una buena ventaja para el Atlético.

Nadie quiso riesgos ni nadie se fió de su rival. Todo estaba planificado a 180 minutos, entre la ida del Calderón y la vuelta de dentro de ocho días en el Santiago Bernabéu. Por el Atlético, compacto en defensa y largo, rápido y vertical a la contra, y por el Real Madrid, dominador sin profundidad, casi siempre en horizontal.

Todo el primer tiempo se movió en esos parámetros, agitados por momentos por alguna arrancada del francés Antoine Griezmann o Fernando Torres, por alguna internada por banda del equipo blanco y por las acciones a balón parado, como la primera del Real Madrid, con testarazo de Sergio Ramos y respuesta fenomenal de Jan Oblak.

Un sobresalto, a los 50 segundos, en un duelo de alta intensidad, constante fricción y fútbol con cuentagotas, enredado el Real Madrid en las apretadas líneas del Atlético, un bloque casi impenetrable cuando se junta en su campo, y desactivado en ataque el conjunto rojiblanco por la posesión rival... salvo en su veloz contragolpe.

Porque el Atlético, hoy sin el croata Mario Mandzukic de titular, una de las siete rotaciones en el once tipo local, trazó un partido similar a muchos del curso pasado, apoyado en su rigurosidad en la retaguardia y lanzado arriba por la zancada de Torres y Griezmann, que probó al portero costarricense Keylor Navas al cuarto de hora.

Nadie se aventuraba a un posible error atrás, como el que cometió Raphael Varane ante Griezmann, pero del que se rehizo el central con una formidable reacción, ni nadie arriesgaba más de la cuenta camino del intermedio con dos ocasiones más, una por bando: un remate de Raúl García salvado por Marcelo y un tiro centrado de Karim Benzema.

La prioridad era minimizar los daños en cada portería, no el gol en el otro área. Cada uno a su manera y cada uno con contados y tímidos momentos de rebelión contra la táctica, pero, ya consumidos los primeros 45 minutos, los dos con un juego plano, previsible y atascado en las defensas contrarias, por encima de los ataques.

Ahí tropezó Gareth Bale con sus conducciones, también por su falta de puntería en un remate iniciado el segundo tiempo; ahí chocó Fernando Torres, luchador, extra motivado y por momentos con una sensación de aceleración excesiva con la pelota en la hora que disputó del partido, y ahí terminaban las paredes, los envíos desde el medio campo y las combinaciones hacia el área hasta el minuto 57.

Un agarrón de Sergio Ramos a Raúl García, innecesario por la situación de la jugada, un saque de banda con la única opción de peinarla o controlarla de espaldas como mucho para el centrocampista navarro, terminó en penalti, transformado por él mismo para agitar el derbi, hoy una cita de suma paciencia hasta entonces.

La reacción en el banquillo del Real Madrid fue inmediata: Cristiano Ronaldo, a jugar. El desafío era imponente. Para el astro portugués, por lo poderoso que es el Atlético para aguantar su ventaja, y para el equipo rojiblanco por la fenomenal capacidad goleadora del atacante madridista en cualquier instante del juego.
No tuvo ni una sola opción Cristiano, apenas un lanzamiento desviado de falta, cuando el reto aún era mayor con el 2-0 del Atlético, un testarazo de Giménez a saque de esquina de Gabi, un golpe más para un Real Madrid irreconocible en ataque, sin pegada, sin ritmo, sin desborde y contra las cuerdas a falta de 90 minutos.

Ficha técnica:
2 - Atlético de Madrid: Oblak; Gámez, Giménesz, Godín, Lucas; Mario; Raúl García, Gabi, Saúl (Arda Turan, m. 67); Griezmann (Mandzukic, m. 74) y Fernando Torres (Koke, m. 59).

0 - Real Madrid
: Keylor Navas; Arbeloa (Carvajal, m. 83), Ramos, Varane, Marcelo; Khedira, Kroos, Isco; James (Cristiano Ronaldo, m. 63), Benzema (Jesé, m. 74) y Bale.

Goles: 1-0 (58'): Raúl García, de penalti. 2-0 (76') Giménez cabecea un saque de esquina de Gabi.

Árbitro:
Clos Gómez (C. Aragonés). Amonestó a los locales Jesús Gámez (61'), Griezmann (65'), Gabi (73') y Godín (87') y a los visitantes Marcelo (27'), Khedira (31') y Ramos (57').

Incidencias: partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos
51 000 espectadores.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)