28 de mayo de 2015 21:37

Guaraní resistió frente a Racing y hace historia en la Copa Libertadores

Los jugadores de Guaraní celebran su histórica clasificación a Copa Libertadores. Foto: AFP

Los jugadores de Guaraní celebran su histórica clasificación a Copa Libertadores. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia AFP

El paraguayo Guaraní se clasificó a las semifinales de la Copa Libertadores de América 2015 al igualar 0-0 con el argentino Racing Club, en el partido desquite de los cuartos de final jugado este jueves en el estadio Presidente Perón en Buenos Aires.

Guaraní avanzó a la ronda de los cuatro mejores con un marcador global de 1-0, ya que había ganado por ese resultado la semana pasada, en el duelo de ida en Asunción.

Con este resultado, Guaraní se enfrentará con el argentino River Plate, que viene de eliminar al brasileño Cruzeiro.

En la revancha Racing intentó igualar por lo menos la serie, para lo cual necesitaba marcar por lo menos un tanto, pero chocó contra la firmeza del arquero Alfredo Aguilar, figura de Guaraní.

En el comienzo, Guaraní estuvo cerca de marcar cuando De la Cruz habilitó con un pase de alta precisión a Santander, pero el remate cruzado del delantero se fue a centímetros del arco, en lo que fue una advertencia del peligro que podía generar la visita por la vía del contraataque.

El conjunto visitante intentó tener el control de la pelota, pero enseguida Racing comenzó a tomar la posesión del mediocampo, y a ganar metros sobre el terreno paraguayo, y así llegó la primera situación, pero Aguilar tapó muy bien un mano a mano con Bou.

En ese contexto, el local aumentó su dominio, pero en la búsqueda de espacios le faltaba sorpresa para tratar de desarmar el paciente entramado visitante, que parecía sentirse a gusto con el repliegue en su campo.

Camacho estuvo cerca con un cabezazo, luego Milito remató desde afuera del área y obligó a una gran estirada de Aguilar, y poco después fue Aued el que se animó con un zurdazo de media distancia, que se desvió en De la Cruz y casi descoloca a Aguilar, en lo que fueron las principales ocasiones que tuvo la 'Academia' para quebrar el cero.

Sin embargo, fue Guaraní el que tuvo la gran oportunidad en el final de la primera mitad, en un error de la zaga local que capturó Palau, quien se iba hacia el gol, pero el arquero Sebastián Saja lo frenó con un penal sancionado como último recurso, que obligó a su expulsión y al ingreso del suplente Nelson Ibáñez, que se lució al atajar el remate angulado de Julián Benítez.

Diego Milito (i) de Racing Club reacciona ante el Guaraní. Foto: EFE

Diego Milito (i) de Racing Club reacciona ante el Guaraní. Foto: EFE

En el comienzo del segundo tiempo, Racing inclinó con decisión el juego sobre el campo de juego visitante, frente a un adversario que resistió como pudo cada embate, dentro de un desarrollo que alternaba entre las llegadas del local y las punzantes réplicas de Guaraní.

Santander, autor del gol en la ida, estuvo a punto de liquidar la serie con un bombazo desde 30 metros que Ibáñez sacó con la punta de los dedos del rincón izquierdo, y enseguida, fue Aguilar, del otro lado, el que salvó su valla ante un zurdazo de Bou que se colaba en un ángulo alto.

El portero visitante volvió a estirarse para sacar un remate potente de Fernández, y poco después Santander volvió a mostrar su capacidad para inquietar a la zaga local al llegar tras un pase bien filtrado, pero Ibáñez le ahogó el grito de gol con una salida oportuna.

Pese a jugar con un hombre menos durante toda la segunda mitad, Racing se las arregló para dominar a Guaraní, pero su esfuerzo culminó en un desgaste improductivo, y en los últimos minutos el equipo paraguayo salió del asedio y consiguió controlar el juego frente a un adversario que ya había agotado sus fuerzas en busca de un triunfo que se le negó.

Así, Guaraní vuelve a instancias decisivas de la Libertadores 49 años después de su única incursión, en unas semifinales que protagonizó en 1966 junto con otros seis conjuntos, en las que se enfrentará con otro argentino, River, que entró con lo justo a octavos, pero que en las eliminatorias dio cuenta de dos poderosos, Boca y de Cruzeiro.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)