22 de marzo de 2017 09:03

Una primera cita en Australia para ver lo que vendrá en la Fórmula Uno en 2017

Una foto del vehículo de Mercedes AMG Petronas Formula One del piloto Valtteri Bottas. Foto: Oli Scarff/AFP

Una foto del vehículo de Mercedes AMG Petronas Formula One del piloto Valtteri Bottas. Foto: Oli Scarff/AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

La temporada 2017 de Fórmula 1, primera de la era americana bajo los auspicios de Liberty Media, se inicia el domingo en Melbourne, en Australia, con un gran premio del que se esperan muchas respuestas tras una serie de cambios.

Sin el último campeón en la pista, tras la retirada del alemán Nico Rosberg, y sobre todo con una nueva reglamentación técnica, no es tan fácil hacer pronósticos.

Además, la temporada de 2016, que muchos anunciaban tranquila, como los años precedentes, fue finalmente rica en sorpresas, con el título tras mucho suspense del alemán Rosberg, delante de su compañero británico de Mercedes, Lewis Hamilton.

Pero las noticias se sucedieron después. Cinco días más tarde, Rosberg, a sus 31 años, anunciaba su jubilación. Prefería dedicarse a su familia.

En enero, el gigante norteamericano de las comunicaciones Liberty Media tomaba oficialmente el control de la F1, destronando a Bernie Ecclestone, que reinaba en la disciplina reina del deporte del motor desde hacía cuarenta años.

Será otro ausente esta temporada, además de Rosberg y la escudería Manor, última del Mundial 2016, obligada a cesar su actividad al no haber encontrado un comprador.

El año 2017 se anuncia por tanto huérfano de su campeón del mundo, lo que no había ocurrido desde 1993 y la retirada del francés Alain Prost. Eso es bueno a priori para Hamilton, una vez más favorito y motivado por la frustración de no haber podido ganar una cuarta corona el año pasado (tras 2008, 2014 y 2015).

Hamilton y Mercedes favoritos 
En un primer momento, es difícil adivinar quién podría superar al británico, cuya escudería aplasta a la competencia desde hace tres años en el campeonato de constructores.

Pero 2017 es también el año de una nueva reglamentación técnica, que hará a los monoplazas más rápidos y ofrecerá una chance a sus rivales para atrapar a Mercedes.

Los ensayos de Barcelona (con nueve pilotos con tiempos mejores que el que hizo en carrera el australiano Mark Webber, al volante de un Red Bull, en 2010) confirmaron que los nuevos bólidos, con dimensiones más imponentes, son más rápidos.

Queda por ver si la competencia, en primer lugar Ferrari y Red Bull, se han acercado a las Flechas de Plata. Es cierto que los monoplazas italianos firmaron los dos mejores tiempos de los ensayos, delante de los alemanes, pero la escudería germana no suele empezar muy fuerte.

“Según lo que hemos visto en Barcelona, los márgenes entre los mejores, se redujeron”, estima Toto Wolff, director ejecutivo de Mercedes.

“Veremos cómo se traduce eso en Melbourne, ya que no conocemos el nivel de carburante, el peso o los ajustes de los otros autos”, añadió.

La primera explicación de la temporada, en el circuito no permanente de Albert Park, debería permitir saber más de lo que disponen de verdad los equipos.

En 2016, el Gran Premio de Australia había prefigurado lo que sería la temporada, con el futuro campeón del mundo, Rosberg, superando al favorito Hamilton, quien había logrado la pole position. ¿Ocurrirá lo mismo en 2017?

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)