6 de March de 2012 12:12

El petróleo sudamericano propulsa a la Fórmula 1

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Si el Williams no va rápido en la temporada 2012 de Fórmula 1 no será por falta de gasolina: sus dos pilotos, el venezolano Pastor Maldonado y el brasileño Bruno Senna, aportan petrodólares a la escudería por inyección directa. Latinoamérica se posiciona como mercado emergente de la Fórmula 1 con pilotos como Maldonado, Senna y el mexicano Sergio Pérez y con el dinero que llega desde la región a través de la telefonía -controlada por el magnate mexicano Carlos Slim- y el petróleo.

Pero el apoyo del sector público/gubernamental y del presidente Hugo Chávez está generando al venezolano más problemas que el respaldo privado y más discreto del que goza el brasileño, sobrino del mítico Ayrton Senna. Por segunda temporada la divisa roja de PDVSA (Petróleos de Venezuela) luce bastante grande en el chasis azul marino del Williams.

Nuevo auto, nuevo motor Renault, equipo reestructurado, más experiencia... Todo es prometedor para Maldonado. Todo excepto las elecciones en su país en octubre. Y es que el patrocinio de PDVSA, que algunos ubican en USD 46 millones hasta 2015, cayó en el centro de la batalla para los comicios presidenciales del 7 de octubre, cuando Chávez busca una segunda reelección.

Maldonado, que rehúye hablar de política en los circuitos, ha continuado con su perfil público de abierto respaldo al gobierno bolivariano. Con el barril de petróleo por encima de los 100 dólares, sostenido por las crisis políticas en el Cercano Oriente, los recursos para el financiamiento de la petrolera venezolana no parecen ser problema.

Y el piloto ve las ventajas mutuas. "Estamos luchando en la Fórmula 1 pero de igual manera lo estamos haciendo en distintas áreas sociales y en diferentes deportes. La alianza entre PDVSA y el Ministerio del Turismo está consolidada, ya que nuestra compañía insignia del país se está posicionando a escala mundial, mientras que el turismo en Venezuela ha venido aumentando", dijo Maldonado, que se expone como una figura del gobierno.

El monto que desembolsó la petrolera es un misterio, al igual que muchas de sus operaciones, pues el intento del diputado opositor Carlos Ramos por conocer los términos del convenio no prosperó. Versiones de prensa afirmaron que la participación del piloto en los circuitos alcanza USD 66 millones, 20 de los cuales estarían destinados a asignaciones a Maldonado y a su fundación.

"No sé exactamente cómo es el contrato y lo que han acordado con Williams, pero creo que la empresa (PDVSA) es realmente responsable. Una gran empresa, muy seria, y creo que van a hacer todo de manera correcta", elude el piloto, convertido ahora en arma electoral.

La oposición convirtió el patrocinio en tema de debate de las elecciones primarias del 12 de febrero, cuando el sector opositor eligió a su candidata presidencial, María Corina Machado, quien dijo que de llegar al poder le retirará el respaldo a Maldonado. Machado se preguntó si sería justo mantener ese millonario aporte "cuando en el país tenemos a tantos muchachos sin canchas, sin guantes, sin uniformes".

"No tiene nada que ver con los resultados (de Pastor), es que con ese dinero se podría capacitar a muchos muchachos, ayudar a las comunidades, a las ligas menores e incluso a los clubes", comentó. "Hay elecciones y tenemos un problema político, que es de nosotros, es de Venezuela, típico de nuestro modo de ser. La oposición ha dicho esto en la asamblea. A mí no me afecta en nada, yo hago mi trabajo que es manejar y no hacer política", despejó Maldonado.

La frase "patria, socialismo o muerte, venceremos" que llegó a repetir mientras representaba el lema oficial del gobierno venezolano cambió en los últimos meses a "viviremos y venceremos" debido al cáncer que sufre el presidente Chávez. Senna, por su parte, vive ajeno a la lucha política porque su respaldo es privado. Con la llegada del brasileño, Williams ha sumado a su monoplaza las pegatinas de Gillette, Embratel -propiedad de Slim-, de la promotora MRV y de OGX, la compañía independiente más grande de exploración y producción de petróleo y gas natural en Latinoamérica.

OGX es propiedad del magnate Eike Batista, el octavo más rico del mundo, con un patrimonio estimado por la revista "Forbes" en USD 30 000 millones. Batista optó por patrocinar a Senna en agosto del año pasado, cuando el piloto fue fichado por Lotus-Renault para reemplazar al alemán Nick Heidfeld. El 7 de febrero, OGX renovó el patrocinio con el piloto hasta el final de 2012.

Según datos divulgados por la emisora británica Sky Sports, Senna aportará unos diez millones de dólares a Williams a través de sus patrocinadores. Se supone que la mayor parte de ese monto sale del bolsillo de Batista, quien anticipó vía Twitter el fichaje de Senna por Williams el 6 de enero, antes del anuncio oficial: "Sencillo, él correrá por la Williams", escribió Batista, en respuesta a una consulta sobre el futuro del piloto. Desde la escudería británica se alegaron únicamente motivos deportivos para su fichaje.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)