5 de febrero de 2018 00:00

683 foráneos inscritos en 11 años

Damián Díaz (izq), mediocampista. El argentino de 31 años ha disputado 146 partidos en la Serie A desde el 2011. Marcos Mondaini (c), delantero El argentino-ecuatoriano de Emelec disputó 276 cotejos desde la temporada 2006. Hernán Barcos (der), delantero.

Damián Díaz (izq), mediocampista. El argentino de 31 años ha disputado 146 partidos en la Serie A desde el 2011. Marcos Mondaini (c), delantero El argentino-ecuatoriano de Emelec disputó 276 cotejos desde la temporada 2006. Hernán Barcos (der), delantero. El argentino es el líder de Liga. Ha jugado 145 cotejos en la A, en la ‘U’ y en Olmedo. Foto: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Ronald Ladines
Ronald Ladines. Redactor (D)
deportes@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Liga de Quito se aferró a la renovación del delantero Hernán Barcos, porque además de ser un ídolo de la hinchada, es el extranjero más regular de los últimos años. El ‘Pirata’ fue el goleador en la temporada pasada, con 21 tantos.

La directiva alba peleó por la renovación del arponero, que tenía propuestas del fútbol brasileño. Según el portal UOL, Barcos tenía una oferta salarial de USD 60 000 mensuales por parte del Santos, oferta que los albos mejoraron con ayuda de sus auspiciantes.

Los valores que se manejaron por la permanencia del atacante argentino se mantienen en reserva. El año pasado se mencionó que Liga le pagaba USD 80 000 mensuales, cifra que no fue confirmada por la directiva.

El mes pasado Santiago Jácome, gerente del club, calificó al contrato como “alto y oneroso”, sin revelar las cifras oficiales. Barcos estará en el club durante un año, pero tiene una cláusula de salida a mitad de temporada, si existiere una propuesta del extranjero.

Además del ‘Pirata’, Liga cambió a la mayoría de su cuota extranjera para este año. La irregularidad de los futbolistas fue una de las razones que motivó a los dirigentes, que pretenden mejorar su rendimiento a nivel local. El año pasado terminaron en la octava casilla de la tabla acumulada, y se clasificaron a la Copa Sudamericana.

Para esta temporada, los albos contarán con un presupuesto aproximado de USD 11,2 millones. Por ahora se espera la nacionalización de Horacio Salaberry. Tres de sus extranjeros son argentinos, país que aporta con la mayor cantidad de foráneos en los últimos 11 torneos locales.

En ese lapso de tiempo, se inscribió a 683 jugadores extranjeros en el campeonato y el 55% de ellos fueron argentinos. Cabe mencionar que algunos de estos se mantuvieron por más de una temporada.

Los clubes buscan al mercado argentino de forma tradicional, por encima de otros países de la región. Según el agente FIFA William Vergara, eso se debe a la facilidad de adaptación que tienen los jugadores de ese país.

A decir de Vergara, la gran cantidad de futbolistas que hay en Argentina ayuda a encontrar jugadores a precios cómodos para el mercado local. Eso puede ser un arma de doble filo, según el agente. Así como se consigue futbolistas a bajo costo, los clubes también se arriesgan a fracasar en sus contrataciones.

“A veces es culpa del rendimiento de los jugadores y otras es por la falta de los objetivos claros y seguimiento de los directivos. Es increíble el bajo nivel de acierto de los clubes para fichar extranjeros”, dijo.

Recomienda instrumentos tecnológicos como Wyscout o Instat, para hacer un seguimiento real de los futbolistas a nivel mundial. Estas son herramientas satelitales, que facilitan el reconocimiento estadístico de los deportistas.

Sin embargo, ni siquiera estos son instrumentos confiables al momento de buscar refuerzos fuera del país. Emelec usa Instat desde el 2011, servicio por el que invierten USD 80 000 anuales.
Al igual que los albos, Emelec también cambió a su cuota extranjera para esta temporada. El extranjero más regular de la última década en ese equipo fue el paraguayo Fernando Giménez, que actuó un promedio de 35 partidos por año, en las siete temporadas que vistió la camiseta azul.

Los clubes ecuatorianos generalmente buscan delanteros. En los últimos 11 años, 194 atacantes llegaron al campeonato nacional, para reforzar a los 23 clubes que disputaron la serie A en ese período.

Por ejemplo, Barcelona este año cuenta con dos centro-delanteros argentinos (Ariel Nahuelpán y Juan Dinenno). Carlos Alfaro Moreno, vicepresidente deportivo, cuenta que el club apostó por futbolistas de experiencia, debido a las exigencias que conlleva dirigir a un equipo popular.

Además de ellos, los amarillos tienen un volante paraguayo y esperan por la contratación de un zaguero extranjero, para completar su cuota. Cuentan también con tres naturalizados para esta temporada -Gabriel Marques, Matías Oyola y Damián Díaz-.

Dusan Dráskovic, entrenador, considera que en Ecuador se cuenta con buena “materia prima” –refiriéndose a los futbolistas- sin embargo, son los procesos formativos los que fallan e impulsan a los directivos a preferir al deportista extranjero sobre el ‘criollo’.

El exDT de la selección ecuatoriana instó a los clubes a apuntalar sus canteras, buscar talentos locales. Según él, eso ayudaría a revalorizar al futbolista ecuatoriano. “Se debe entender que se trata de una inversión y no de un gasto”, dijo.

En el Congreso Ordinario del Fútbol del 2016, los directivos nacionales acordaron reducir el cupo de extranjeros que podían escribir los clubes en una temporada. La cifra bajó de ocho a seis, con el objetivo de darles mayor espacio a los ecuatorianos y de proteger las finanzas de los clubes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)