28 de mayo de 2015 23:08

Fútbol latinoamericano: ¿atrapado y sin salida?

Dirigentes sudamericanos son investigados. En la foto están (izq. a der., desde arriba), el paraguayo Nicolás Leoz expresidente de la Conmebol;  Eugenio Figueredo, vicepresidente de la FIFA; José María Marín, miembro ejecutivo de la Confederación Sudameri

Dirigentes sudamericanos son investigados. En la foto están (izq. a der., desde arriba), el paraguayo Nicolás Leoz, expresidente de la Conmebol; Eugenio Figueredo, vicepresidente de la FIFA; José María Marín, miembro ejecutivo de la Confederación Sudamericana de Fútbol y Rafael Esquivel, presidente de la Federación de Fútbol de Venezuela. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 30
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Agencia AFP
Montevideo

Aún en estado de conmoción por el escándalo en la FIFA, el fútbol latinoamericano afronta una apremiante encrucijada: o aprovecha la crisis para dar un golpe de timón o sigue atrapado y sin salida en la maraña de la corrupción y la violencia.

Por ahora, y a pocas horas del sismo que remeció a Zúrich, las señales no son alentadoras. La mayoría de los dirigentes denunciados hacen fila para decir “yo no fui” mientras que sus federaciones apelan a la clásica fórmula de que “colaboraremos con las investigaciones”.

“Lo que ocurrió es pésimo por un lado y óptimo por el otro. Fue malísimo desde el punto de vista de la imagen del fútbol, que ahora queda muy marcada. Aunque hacia el futuro, que se haya destapado el escándalo es bueno si se consigue generar un sentimiento de mayor limpieza, de mayor claridad de los negocios realizados dentro del fútbol”, dijo el brasileño Erich Beting, experto en márketing del fútbol, a la AFP.

Beting, también director del portal Máquina do Esporte, considera que el escándalo “puede cambiar las estructuras del fútbol sudamericano”.

Pero el cambio no será inmediato 


El Departamento de Justicia estadounidense imputó por corrupción a nueve miembros de la FIFA y cinco ejecutivos de marketing deportivo, por hechos ocurridos en los 24 últimos años.

Una bomba explotó el miércoles en la apacible ciudad de Zurich, donde la policía suiza, a pedido de Estados Unidos, detuvo a siete de los acusados por corrupción en la FIFA, cinco de ellos latinoamericanos.

Es que la corrupción ha calado muy hondo en las dos federaciones del continente, explicó Gustavo Jiménez, analista costarricense de temas deportivos.

No se trata de errores de personas aisladas” sino de “una práctica institucionalizada en las más altas esferas de la Concacaf y la Conmebol”, añadió Jiménez, al describir un panorama que sugiere que será muy complicado exterminar esas prácticas.

Todos ellos son altos cargos: Eugenio Figueredo (Uruguay), actual vicepresidente de la FIFA, así como Rafael Esquivel (Venezuela), miembro ejecutivo de la Conmebol, y José María Marín (Brasil), miembro del comité de organización de la FIFA para los Juegos Olímpicos.

Además están imputados Nicolás Leoz, expresidente de la Conmebol, y Jack Warner, expresidente de Concacaf y cinco ejecutivos de marketing deportivo.

Más optimista, el investigador en Sociología del Deporte, el uruguayo Leonardo Mendiondo, sostuvo que “lejos de asombrarnos e inquietarnos quiere decir que los controles institucionales están funcionando”.

Pero para otros especialistas, en la olla de la corrupción en la FIFA que se destapó abruptamente el miércoles, no están todos los que son.

“Llama la atención que sólo dirigentes de América del sur y Central estén en la mira, no se trabaja sobre dirigentes de Europa o Asia. No sé si es que allá no existe la corrupción o si es que (en EEUU) hay menos compromisos políticos con América latina”, disparó el sociólogo argentino Diego Murzi, miembro de la ONG Salvemos al Fútbol.


Yo no fui 

“Jamás ha habido un cheque”, aseguró el presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, Luis Chiriboga, mientras en Asunción, el ex titular de la Conmebol, el paraguayo Leoz se declaró “indignado” por las acusaciones, y así de seguido.

Y en la mayoría de los casos, la respuesta de las federaciones sudamericanas fue mostrar su disposición a colaborar con la justicia. Punto.

Mientras tanto, los futbolistas latinoamericanos, los que sostienen a este deporte, se mantienen callados u apenas emiten comentarios, al argumentar que es un tema que nada tiene que ver con ellos.

Estamos un poco al margen de eso. No puedo emitir una opinión objetiva de este tema. (Vamos a) centrarnos en lo futbolístico”, se excusó Diego Godín, capitán de la selección uruguaya.

Del mismo modo, el seleccionador de Paraguay, el argentino Ramón Díaz, señaló que “es un tema bastante delicado y difícil” , pero "estamos afuera de lo que pasa, esto es algo organizativo, no tiene nada que ver con nosotros”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (1)