3 de June de 2012 17:42

Los violines de Martín Burgos y los quiebros de Moura,Puerta Grande en Las Ventas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Dos orejas cada uno y la correspondiente Puerta Grande consiguieron los rejoneadores Martín Burgos y Joao Moura, hijo, en la corrida de la especialidad celebrada hoy (domingo) en Las Ventas, un festejo puente entre la Feria de San Isidro que terminó el día anterior y el ciclo del Arte y la Cultura que arrancará pasado mañana, martes.


FICHA DEL FESTEJO Toros de Benítez Cubero, nobles y fáciles excepto el manso y aquerenciado segundo.

Fermín Bohórquez: dos pinchazos, rejón sin quebrar y descabello (silencio); y tres pinchazos y rejón sin quebrar (ovación).

Raúl Martín Burgos: pinchazo, rejón y dos descabellos (ovación); y rejón (dos orejas).

Joao Moura, hijo: rejón atravesado (oreja); y pinchazo y rejón (oreja).

La plaza tuvo dos tercios de entrada en tarde agradable.
------------------------

LA SUERTE SUPREMA, CLAVE

Fermín Bohórquez se fue de la plaza a pie mientras a sus compañeros los llevaban en volandas por la Puerta Grande. Contado así, hay que suponer que no estuvo el hombre por la labor, en tanto los otros tuvieron una tarde de mucha inspiración y acierto. Pero en absoluto Martín Burgos y Moura, hijo, hicieron un rejoneo mejor que el de Bohórquez.

Sucedió que la suerte suprema marcó en un sentido y en otro el resumen de la tarde. Y mientras que Bohórquez mató mal, muy mal, los compañeros tuvieron la suerte de meter los rejones finales con habilidad y contundencia.

No hay color en la interpretación que hizo cada uno del rejoneo. Bohórquez, templado y limpio, atacando de frente y en galopes muy medidos, procurando hacer las reuniones en los medios, y clavando al estribo y en todo lo alto. Los cites, como en el toreo bueno de a pie, de poder a poder. Ajuste en los encuentros y con suma limpieza.

En sus dos toros "Bohórquez" puso sendos pares de banderillas a dos manos, montando a "Melero", sencillamente magistrales. Pero, todavía mejor, en el cuarto, los cites previas levadas con "Bohemio", precioso caballo castaño oscuro con las crines sueltas. Fue lo más emotivo y auténtico de la corrida.

Pero quede claro que Bohórquez fue un desastre matando, y lo que debió ser la Puerta Grande más justificada de la tarde se quedó en una simple ovación.

Por contra, Martín Burgos, que en su "rajado" primero ya hizo una esforzada labor que tampoco tuvo el reconocimiento que se merecía al precipitarse al matar en el primer intento, sin embargo, calentó el cotarro en el quinto con una actuación desigual pero muy espectacular, sobre todo en lo accesorio, entiéndase los violines finales. La contundencia del rejón de muerte no falló, y cortó las dos orejas.

Algo parecido ocurrió con Moura, hijo, que calcó sus dos actuaciones, en las que estuvo certero al clavar, sin embargo, poco variado, pues todas, absolutamente todas las banderillas, las puso previo quiebro. Ni una sola de frente. Tampoco hizo con mucha ortodoxia la suerte suprema, pero sí fue efectivo. Oreja y oreja, otro pasaporte para la Puerta Grande.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)