Novena Puerta del Príncipe del rejoneador Diego Ventura en Sevilla

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
EFE

El jinete sevillano Diego Ventura, que cortó tres orejas, consiguió salir ayer, 4 de mayo, por novena vez en su carrera por el codiciado umbral de la Puerta del Príncipe de la plaza de toros de la Maestranza, en el sexto festejo de la feria de Sevilla.

FICHA DEL FESTEJO:

Seis toros, despuntados para rejones, de Fermín Bohórquez, que conformaron una corrida seria aunque dispar de hechuras. Dieron un juego manejable pero muchos resultaron deslucidos y fueron a menos por su medida raza.

Destacó el primero, bravo y con clase, como más completo del lote. Andy Cartagena: dos pinchazos, rejonazo y descabello (silencio); pinchazo, rejonazo trasero, pinchazo hondo y cuatro descabellos (silencio tras aviso).

Diego Ventura: rejonazo contrario y descabello (oreja); rejonazo trasero (dos orejas). Salió a hombros por la Puerta del Príncipe. Andrés Romero: rejonazo contrario y cuatro descabellos (ovación); rejonazo contrario (dos orejas). La plaza se cubrió en las tres cuartas partes de su aforo.

TARDE DE RÉCORD:

Las tres orejas que Diego Ventura paseó ayer, 4 de mayo, por el anillo ovalado de la Maestranza de Sevilla -las dos últimas con su pequeño hijo a cuestas- le valieron, además de para refrendar su primacía en el toreo a caballo, para establecer un récord difícil de igualar: nueve salidas a hombros por el umbral de la siempre ansiada Puerta del Príncipe del coso sevillano.

Ventura logró la marca gracias a una tarde de gran regularidad, siempre por encima de las condiciones de los dos toros de su lote, un primero noble pero falto de transmisión para el tendido y un quinto brusco pero que se fue parando a medida que avanzaba su lidia.

En una versión más templada, como ya ve vio en Valencia, y sin más alardes y adornos que los imprescindibles, Diego Ventura lidió con medida a uno para cortar la primera oreja y sometió y atacó con poder y valor al del doble trofeo.

Desde que aplacó sus arreones de salida con "Maletilla", lo cuajó en el toreo de costado y poniendo banderillas con "Nazarí", se adornó con "Morante" y lo fulminó con el rejonazo final a lomos de "Remate", la faena de Ventura fue creciendo hasta merecer ese premio que vale un récord.

[[OBJECT]]

Otras dos orejas cortó el jinete Andrés Romero, que recibió ayer, 4 de amyo, una extraña alternativa después de haber toreado en Valencia hace apenas cuarenta días, sin recibirla, junto a los mismos compañeros y también con toros de cuatro años.

Estas paradojas son las que se derivan de las grandes lagunas del reglamento taurino en el campo del rejoneo. Aunque la tarde comenzó atravesada para el rejoneador de Huelva, ya que el primer toro corneó en la nalga izquierda a su caballo "Perseo", su día señalado tuvo final feliz con el triunfo conseguido en el sexto, siempre arropado por el calor de los cientos de paisanos que le siguieron hasta Sevilla.

Se le notó nervioso y, por momentos, precipitado con el primero de la tarde, un toro de gran calidad que no aprovechó, y también en los primeros compases de la faena al sexto.

Pero fue sobre el castaño "Guajiro" como Romero logró remontar entonces el ambiente hasta cerrar su actuación, como su maestro Ventura, con otro rejonazo de rápido efecto que, sin duda, contribuyó a la concesión del doble trofeo.

De vacío se fue esta vez Andy Cartagena, correcto al torear y al clavar hierros y banderillas con un lote de muy escasa transmisión, pero muy desacertado, sobre todo, con los aceros de muerte.

Sus dos faenas se contemplaron entre un extendido silencio que sirvió para poder disfrutar con el auténtico recital de pasodobles que dio la banda del maestro Tejera.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)