29 de noviembre de 2014 00:00

Diego Ventura y ‘El Fandi’ cortaron una oreja cada uno

‘El Fandi’ con su segundo toro. Un derechazo y cortó una oreja, en la jornada realizada ayer en la Plaza San Isidro Labrador de Latacunga.
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Gonzalo Ruiz

Con la plaza casi llena, gran ambiente en tendidos y exteriores de la plaza, y los dos protagonistas triunfadores con una oreja cada uno, culminó la primera corrida de la Feria de Latacunga.

Se lidiaron tres toros de Triana, de excelente presencia y de buen juego. Uno de ellos devuelto al corral por un problema motriz, sustituido por uno de Huagrahuasi, de un buen pitón izquierdo y uno de Rumiquincha, para rejones, de mucho lucimiento.


Después del paseíllo se guardó un solemne minuto de silencio en memoria del maestro José Mari Manzanares.
 Diego Ventura presentó una brillante cuadra de caballos. Con Cigarrera dejó dos rejones de castigo, Oro protagonizó pasajes vibrantes y toreros entrando por tablas entre las ovaciones en los momentos de mayor contagio.


Con banderillas cortas y el teléfono se adornó, pero estuvo fallido con los aceros.
El rejoneador luso-hispano salió en el tercero, un imponente toro de Rumiquincha con arrestos, montado en Demonio, para dejar los rejones de castigo. Ordóñez dio la fiesta en quiebros y piruetas. El caballo Morante fue otra vez arrojado, dando los pechos para luego de las banderillas lucirse mordisqueando el morrillo del toro.

Con Mandela el baile llegó a la arena y con el violín la cabalgadura fue atropellada. En Toronjo cerró el tercio con tres rosas de espectáculo y un par de banderillas cortas a dos manos.
Tras un rejón certero paseó Ventura una oreja celebrada, aunque hubo alguna petición de dos.

Dejó expectativa para sus próximas presentaciones en la Plaza Belmonte.
El segundo, de Triana, de buena presencia, fue devuelto por problemas de motricidad. En su lugar salió un serio toro de Huagrahuasi
David Fandila, ‘El Fandi’, se lució en las verónicas de recibo y en el quite.

Tras un puyazo de Hernán Tapia el quite por talaveranas de Fandila fue pinturero. Como siempre fue aplaudido el torero en el tercio de su especialidad: las banderillas. Dos cuarteos, un par al violín y un galleo aplaudido. 
‘El Fandi’ se lució en el inicio de rodillas en las tablas y pases de trinchera con buen gusto.

La faena se desarrolló por el pitón izquierdo, con tandas de mucho temple y buen corte. Un conjunto flamenco arrancó a cantar desde las andanadas de sol, dándole a la faena un sabor especial. Cuando se puso con la mano derecha el toro se defendió y cortó el viaje con agresividad. 


Volvió Fandila por naturales de buena factura. Cerró faena con molinetes de rodillas y tras un estocadón algo tendido, el toro tardó en doblar y se llevó el paso del tiempo la oreja. Palmas al toro en el arrastre y ovación al torero.


El diestro granadino se lució en el excelente cuarto toro de la tarde, de Triana. Con una larga cambiada de rodillas abrió su repertorio, para coser verónicas de gran calidad con chicuelinas celebradas y serpentina de remate. 
Un buen puyazo del piquero Quinta fue antecedente de las lopecinas lucidas.

Otro explosivo tercio de banderillas. Los ayudados con la mano en el estribo fueron el prólogo de una excelente faena de muy buenas tandas por el pitón derecho ante un toro que humillaba, repetía y derrochaba clase por ese lado. 


El público jaleaba y el ensayo por la izquierda reveló las dificultades por ese lado. Hubo un conato de petición de indulto. Los molinetes de adorno y las nuevas series de derechazos cerrados con un abaniqueo fueron el preámbulo para otra magnífica estocada. Oreja y fin de corrida entre ovaciones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (1)