17 de octubre de 2015 18:15

Felipe Caicedo anotó en la victoria del Espanyol ante el Real Betis 

Felipe Caicedo

El ecuatoriano Felipe Caicedo marcó el seguno gol en la victoria 3 a 0 del Espanyol ante el Real Betis. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia EFE

El Espanyol de Barcelona ganó 1-3 al Real Betis y, con un partido muy serio y mucha efectividad ante el gol, se reencontró con la victoria al romper en su visita su racha de dos derrotas seguidas y frenar en seco al equipo local, que estuvo muy desdibujado y con poca claridad y acierto en ataque.

Los espanyolistas se adelantaron a los 3 minutos, por medio del chileno Enzo Roco, y aprovecharon para llevarse los tres puntos al marcar al inicio del segundo tiempo dos tantos más, del ecuatoriano Felipe Caicedo y Víctor Sánchez, ante un Betis que dio una mala imagen y maquilló al final el marcador con el 1-3 de Rennella.

Los verdiblancos salieron dormidos y fueron desbordados en el inicio por el fútbol rápido del equipo catalán, que recogió pronto el fruto, cuando solo se llevaban 3 minutos, al cabecear el central chileno Enzo Roco una falta bien sacada por Asensio y marcar el 0-1.

En el primer cuarto de hora, el control fue de los espanyolistas y Caicedo pudo hacer el segundo, pero remató alto por poco. Aún así, el Betis se repuso del mazazo por el tempranero tanto, despabiló y rozó el empate en una falta que Joaquín amagó con centrar, pero la tiró directa y el balón se topó con el poste izquierdo de Pau López.

El Betis echó de menos un fútbol más fluido y tener ideas más claras en sus numerosos intentos ofensivos. Apretó en la última media hora del primer tiempo y buscó con ahínco la igualada, como en un cabezazo desviado de Rubén Castro tras un centro de Joaquín, en el minuto 24, o en otro balón que el canario no controló en el área.

El juego se embarulló con muchas faltas e interrupciones. El Betis pecó de precipitación en sus intentonas, con Joaquín y Rubén como hombres más incisivos, y se estrelló contra la ordenada zaga del Espanyol, que se defendió con orden a la espera de montar alguna contra que no llegó, pues desde su gol los blanquiazules -hoy de rojo- apenas atacaron.

En la reanudación, Mel apostó por la creatividad de Dani Ceballos y sacó al campo al canterano, renovado esta semana hasta 2020, por Cejudo buscando más alternativas y un fútbol más vertical y menos previsible, pero, tras un centro de Ceballos al que Rubén Castro no llegó de milagro con la testa, al Betis se le volvió todo en contra.

Así, el Espanyol, muy bien situado siempre sobre el césped, salió con ganas de amarrar el triunfo y, a los 6 minutos, asestó un nuevo golpe mortal a un Betis desdibujado y sin rumbo. Fue una acción que protagonizaron dos de sus hombres más acertados, pues Asensio condujo magníficamente una contra que Caicedo convirtió en el 0-2.

Esto ya fue una losa para un Betis que perdió fuelle y quizá bajó muy pronto los brazos, sobre todo tras encajar el 0-3 cuatro minutos después, en el 55, al rematar Víctor Sánchez, solo en el área, un centro desde la izquierda.

A partir de ahí, los béticos atacaron a la desesperada, pero sin orden ni acierto, con dos puntas más en el campo, el francoitaliano Rennella y el holandés Ricky Van Wolfswinkel, que malogró una doble ocasión a los 73 minutos en un cabezazo que despejó Pau López y tampoco resolvió en el posterior rechace.

Pero fue el Espanyol, con el internacional sub-21 Marco Asensio muy entonado y comandando a la perfección a los periquitos, el que pudo hacer más sangre y lograr una goleada de escándalo si Montañés, en dos contras, y Caicedo, solo ante la portería, están más acertado, mientras que el Betis, desesperado e impotente, maquilló el marcador con el 1-3 de Rennella en la recta final.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)