4 de marzo de 2016 09:32

Expertos no desechan la compra de votos para la obtención del Mundial 2006 en Alemania

hristian Duve (dcha), representante del bufete de abogados Freshfields Bruckhaus Deringer, participa en la presentación de la investigación sobre una supuesta compra de votos para convertirse en sede del Mundial de fútbol de 2006 en Fráncfort (Alemania) h

Christian Duve (dcha), representante del bufete de abogados Freshfields Bruckhaus Deringer, participa en la presentación de la investigación sobre una supuesta compra de votos para convertirse en sede del Mundial de fútbol de 2006 en Fráncfort (Alemania) hoy, 4 de marzo de 2016. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

No hay pruebas de que se compraran votos por parte de Alemania para organizar el Mundial de fútbol de 2006, pero dicho mecanismo de corrupción no se puede desechar, valoró este viernes el gabinete de abogados Freshfields en un informe enviado a la Federación Alemana de Fútbol (DFB).

“No hemos encontrado pruebas de la compra de votos pero no lo podemos desechar”, indicó en la presentación del informe en Fráncfort el gabinete encargado de investigar un pago opaco de 6,7 millones de euros.

“Pero hemos podido constatar un posible cambio en el sentido del voto, que podría afectar a los representantes asiáticos del Comité Ejecutivo de la FIFA”, reveló el representante del bufete de abogados, Christian Dove, ante la prensa.

El periódico Der Spiegel dio la voz de alarma a finales de octubre avanzando que Alemania podría haber usado un fondo secreto de 10 millones de francos suizos (unos 10 millones de dólares) para comprar votos y obtener la organización del Mundial-2006.

Este fondo lo había realizado, a petición del emblemático exfutbolista alemán Fanz Beckenbauer, el expresidente de Adidas, el difunto Robert-Louis Dreyfus, poco antes del verano boreal de 2000, periodo en el que realizó la atribución a Alemania por un corto margen de 12 votos a 11 por delante de Sudáfrica.

Freshfields ha establecido en su informe que el dinero, efectivamente, provenía de las cuentas del hombre de negocios.

La DFB reconoció el pago de esta suma a la FIFA pero asegura que trataba de una subvención para la organización del Mundial y no de una compra de votos en el seno de la FIFA, una versión desmentida por la instancia internacional.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)