25 de agosto de 2017 00:00

Ocho exfutbolistas detrás del duelo entre Liga de Quito y Barcelona SC

El exjugador Franklin Salas es asistente técnico de Liga Deportiva Universitaria.

El exjugador Franklin Salas es asistente técnico de Liga Deportiva Universitaria. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 15
Redacción Quito
y Guayaquil. (D)

Franklin Salas y Humberto Preti se sientan siempre en una esquina del palco de prensa de la ‘Casa Blanca’ en los partidos de Liga de Quito. Conversan sobre los movimientos de los jugadores, agitan las manos y, en ocasiones, lanzan gritos.

“Se sufre más que en la época de futbolista desde afuera”, confiesa Preti, de 34 años, quien fue arquero de la ‘U’ y ahora entrena a los goleros de Primera: Daniel Viteri, Leonel Nazareno y Érick Viveros. El ‘Mago’ Salas, quien fue su compañero como jugador, ahora es asistente técnico del uruguayo Pablo Repetto.

A ellos se une Santiago Jácome, quien se desempeñó como defensa y es gerente deportivo. Siempre camina con una libreta en sus manos y apunta pedidos de los DT. Acude al banco para realizar depósitos, reserva pasajes de avión y habitaciones de hotel, alquila taxis, conversa con los jugadores e intenta resolver sus necesidades. Son actividades que cumple como parte de su trabajo.

Jácome, de 44 años, expresa que su pasado como jugador le ayuda a entender las preocupaciones de la plantilla. Para asumir el cargo se preparó con cursos de Gerencia Deportiva, como el que impartió Johan Cruyff en Ecuador.

Preti también estudió. Se retiró en el 2011 y, luego, fue coordinador de las unidades médicas del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social. Pero la ‘U’ lo llamó y no dudó: empezó a trabajar como preparador de arqueros de formativas y el año pasado subió a Primera.

Tomó el curso a distancia de la asociación de goleros de Argentina y de la escuela de Keylor Navas. “En el país no hay nada para quienes deseen entrenar a los arqueros”.

Dice que aprendió de los técnicos en los últimos dos años, aunque a Liga no le fue bien. “Munúa fue un gran arquero y tenía una buena metodología… Gutiérrez era más de la vieja escuela, pero muy respetuoso… Aguinaga, como todos saben, era un gran profesional”. Expresa que le incomodan las críticas de personas que no saben de su oficio, ante los cuestionamientos a Liga.

Salas, de 35 años, está más cerca de los jugadores. Este año, incluso, ya dirigió dos partidos tras la salida de Munúa y ganó (ante el Clan y Católica). Pese a esto, dice que aún debe aprender mucho. Cursa el último semestre de la carrera de Director Técnico, en la Ecuafútbol.

Otros exjugadores trabajan en las formativas: Nixon Carcelén, Miguel Bravo, Hans Ortega y Richard Paredes.

Ellos están detrás de los jugadores de Liga, que hoy, 25 de agosto del 2017, se enfrenta a Barcelona SC, en el Rodrigo Paz (19:30). En el ‘Ídolo’, los exjugadores se ‘tomaron’ el timón del plantel. José Francisco Cevallos es el presidente y Carlos Alfaro Moreno, el ‘vice’.

Pepe Pancho’ llamó a sus antiguos compañeros, como Jimmy Montanero, quien estuvo 20 días en Brasil para cumplir una función de ‘espionaje’ antes del partido entre Barcelona y Palmeiras, por la Libertadores. El exdefensor es ahora gerente deportivo y uno de los nexos entre el cuerpo técnico y los jugadores.

En Brasil, el ‘Mormón’ aprovechó también para recopilar información sobre el Santos, próximo rival copero. Cuenta que buscó a sus excompañeros para que le den datos y lo acercaran a directivos. Este año ha ganado experiencia dirigencial, añade.

También estuvo en Paraguay, para el sorteo de la Libertadores. Allí conversó con sus pares de Estudiantes de la Plata, Boca Juniors…
Él fue capitán de Barcelona desde 1983 hasta 1999 y consiguió seis campeonatos nacionales y dos vicecampeonatos de la Libertadores.

Nicolás Asencio, otro de los exjugadores, es coordinador del plantel. Además, Julio César Rosero y David Bravo son colaboradores de los cuerpos técnicos en formativas.

Alfaro es uno de los más apasionados. Él coordina el desempeño de las categorías menores y sugiere contrataciones. “Me preparé para esto, las presiones que deja este club son lindas, no lo cambiaría por nada”.

Su pasado en el equipo hace que la relación con los actuales jugadores sea fluida. Acostumbran organizar parrilladas, entra a los camerinos para conversar e incluso aconsejan a los más jóvenes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (1)