4 de marzo de 2018 00:00

Los empresarios se vinculan en el manejo de los equipos

Un entrenamiento de la Universidad San Francisco en la cancha del estadio Francisco Reinoso, en Cumbayá. El equipo jugará en la Segunda. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO.

Un entrenamiento de la Universidad San Francisco en la cancha del estadio Francisco Reinoso, en Cumbayá. El equipo jugará en la Segunda. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Mauricio Bayas

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los representantes de jugadores ahora dan el salto al manejo de los clubes, ya sea como dirigentes o como asesores de clubes. En el caso de Pichincha hay varios casos: Jorge Guerrero, Diego Herrera, Rodrigo Espinosa y Danny Walker.

Guerrero está al frente del Clan Juvenil, pero antes vendió el Cumbayá FC, que era una de las principales vitrinas para sus futbolistas jóvenes. Diego Herrera, otro representante de futbolistas, pasó a ser parte del equipo de fútbol de la Universidad San Francisco. Este cuadro y Cumbayá jugarán en la Segunda categoría de Pichincha. Rodrigo Espinosa, exagente de futbolistas, dejó su función para ser presidente del América y ahora es el titular de la Asociación de Fútbol No Amateur (AFNA).

“Mi experiencia (como empresario) me da otra visión de las cosas. Asumí el reto con el fin de mejorar muchas cosas que las viví y sé cómo funcionan en el fútbol”, dijo Espinosa, al asumir AFNA.
El directivo ya no posee la credencial FIFA, pero aún sigue de cerca a futbolistas. Incluso, el año pasado fue el protagonista en el regreso del América al fútbol profesional tras 28 años en la Segunda.

Espinosa insiste que no se debe satanizar su presencia en el fútbol. Igual opinión tiene Danny Walker, otro exagente de futbolistas, que ahora está al frente del Aucas.

Walker llegó el 2015 con un grupo de empresarios, pero desde el año pasado ya consta como vicepresidente aunque él es quien toma las principales decisiones en el equipo.

Guerrero también llegó el año pasado al Clan Juvenil, ahora en la Serie B, respaldado por un puñado de empresarios. Un grupo de juveniles que son representados por Guerrero integran la nómina del equipo de Sangolquí para esta temporada.

En estos últimos días, el agente vendió el Cumbayá Fútbol Club, de la segunda. Aunque él prefiere no hablar del tema, los nuevos dueños del club sí lo hicieron. “Atrás de este proyecto deportivo está la familia Yunda. Lo hacemos sin fines de lucro. Nos hicimos cargo del equipo”, admitió Lilian Yunda, quien aspiró a la vicepresidencia de El Nacional, en las elecciones del año pasado y posee un grupo de emisoras en el país.

Yunda argumentó que es un proyecto con un objetivo “más social”. El presupuesto en Segunda será de USD 180 000. Durante la semana, docenas de jugadores se probaron en el estadio Francisco Reinoso de Cumbayá.

Los términos de la negociación se manejan en reserva. Guerrero, con carné FIFA desde el 2003, tiene una cartera con más 50 futbolistas del país.

El manejo de clubes se volvió una alternativa para que los empresarios manejen futbolistas. Desde el 2015, la FIFA estableció un reglamento. Así, el artículo 18 del reglamento establece: “Se prohíbe a clubes y futbolistas firmar un contrato con un tercero que conceda a dicho tercero el derecho de participar del valor de un futuro traspaso o que le otorgue derechos relacionados con futuras transferencias o con el valor de estos fichajes”.

Diego Herrera, exfutbolista y quien llevó a Antonio Valencia y Jefferson Montero a Europa, ahora es parte del manejo del equipo de fútbol de la Universidad San Francisco. El representante de futbolistas como Arturo Mina, José Angulo, entre otros, no quiso dar más detalles de su acuerdo. “Es a nivel de asesoría. Llámeme la próxima semana”, respondió

Sin embargo, Nelson Brito, el entrenador, y Adeo Leiva, el asistente técnico, entrenan al equipo en los últimos días por delegación de Herrera.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (0)