31 de January de 2013 00:02

Emelec con delantera nacional

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Marlon de Jesús simuló tener una metralleta en sus manos durante el festejo de uno de los goles con los cuales Emelec humilló a Universidad Católica (4-0).

De rodillas, fingió disparar contra quienes lo cuestionan por su puntería frente al arco y dudan de su olfato goleador.  

A Emelec le va bien con la delantera de sello nacional en el inicio del año. De la mano de los dos ecuatorianos, ayer, en el Atahualpa, Emelec logró la segunda goleada en el Campeonato ante la ‘Chatoleí’ 4-0.

Caicedo abrió la cosecha de goles, a los 11’, con un golpe de cabeza y sumó su tercer tanto en la  temporada, mediante la misma vía.  Los tres goles restantes fueron con la autoría de un fino De Jesús (a los 17’ y 38’) y del paraguayo Fernando Giménez, a los 31’.

Así, Emelec aprovechó las pobrezas futbolísticas de la ‘Chatoleí’ y resolvió el cotejo en el primer tiempo. Fueron 45 minutos donde Emelec destiló alegría y tuvo símbolos de fe en cada tanto.  

A De Jesús y a Caicedo le sobraron razones para levantar la mirada al cielo y elevar oraciones de agradecimiento por los goles. Cada uno tiene su historia.

Por ejemplo, Caicedo, este año ya no siente las ganas de llorar que lo atormentaron en el 2012 cuando veía jugar a Emelec. Estaba en El

Nacional y allí siempre siguió por televisión cada cotejo de los azules con bronca de por medio porque no fue tomado en cuenta.

Fue prestado y eso lo golpeó en  lo anímico. Ahora, esta temporada, Caicedo sonríe con cada gol del equipo eléctrico. Ya lleva tres en dos partidos y los ha festejado con euforia y mucha alegría.

El corazón del ‘Cuchillo’, como lo bautizaron sus compañeros, es azul porque esa siempre fue su casa.  A los 14 años, perseguido por la pobreza de su familia llegó a las inferiores de Emelec y dejó la venta de caramelos en los buses para consagrarse gritando goles.

El DT de Emelec Gustavo Quinteros fue quien exigió que volviera el hijo pródigo. Su regreso no fue con tanta bomba ni matizado por grandes espacios en los medios como la vinculación del paraguayo Pablo Zeballos. Delantero costoso que vino por seis meses y ya se ha perdido las primeras dos fechas.

Caicedo cuesta mucho menos y le está respondiendo a Quinteros con goles. Ayer, el jugador contó que su fe y la confianza del DT han sido claves. El ariete tiene una plegaria que la reza al salir a la cancha y en cada festejo de los goles: “Señor, la Gloria y la honra son para ti”.

Con Emelec y viviendo en Guayaquil, al menos en este enero, Caicedo se siente en el paraíso, pero con el apoyo del ‘Diablo’.

Así le dicen a Marcos Mondaini, quien ayer volvió a convertirse en el jugador clave en el abastecimiento de los delanteros. El centro del argentino fue clave para el gol de Caicedo y sus pases en profundidad hicieron la diferencia.

El otro jugador que inició el año con pie derecho fue De Jesús. Su deseo de continuar en Emelec, le dieron el empuje al ariete para iniciar con pie derecho.

Todos los cuestionamientos no han mermado las ganas que tiene por consagrarse en el ‘Bombillo’. Mondaini y Fernando Giménez también comenzaron con el papel estelar del equipo de Quinteros.

Así deberán pelear el espacio el costoso Zeballos y el zaguero Cristian Nasuti en un equipo que, por ahora, se muestra como uno de los más sólidos en lo futbolístico.

¿Y la Universidad Católica? En esta crónica hay que darle poco espacio porque lo mostrado ayer es para el olvido. Una pobreza futbolística del primer tiempo que tuvo como argumento el nerviosismo.

Jorge Célico, DT ‘camaratta’, no logra que ande el ‘Trencito azul’ en la Primera Categoría. Es un equipo que luce verde y todavía tiene que madurar mucho más.

Enfrentarse con dos grandes como Liga de Quito y Emelec le está costando a un equipo  con promedio de edad de 27 años.  Los hermanos Patta (Henry y Elvis) ayer aportaron muy poco.  Danny Luna y Carlos Moyano quedaron debiendo y por eso fueron reemplazados en el entretiempo.

Hubo destellos de mejorías en el segundo tiempo con chispazos de Diego Benítez. Sin embargo, todavía le falta carbón al ‘Trencito azul’  y Célico deberá evitar el descarrilamiento de la ‘Chatoleí’  antes que sea demasiado tarde.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)