11 de octubre de 2016 08:51

La Tricolor jugará al ataque en La Paz

Entrenamiento de la Selección Ecuatoriana de fútbol previo a su partido contra Bolivia por la décima fecha de las eliminatorias rumbo al Mundial de  Rusia 2018. En la foto, el DT Gustavo Quinteros. Julio Estrella/ EL COMERCIO

Entrenamiento de la Selección Ecuatoriana de fútbol previo a su partido contra Bolivia por la décima fecha de las eliminatorias rumbo al Mundial de Rusia 2018. En la foto, el DT Gustavo Quinteros. Julio Estrella/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 11
Redacción Deportes

Atacar. Esa es la palabra que más se repitió en la concentración de la Selección ecuatoriana previo a su encuentro de este martes 11 de octubre de 2016 ante Bolivia, en el estadio Hernando Siles, de La Paz (15:00).

Desde el entrenador Gustavo Quinteros hasta el arquero Esteban Dreer, insistieron en que Ecuador jugará al ataque en el estadio en el que mantiene un invicto de 15 años por eliminatorias (acumula tres victorias y un empate desde el 2001).

"Nuestra propuesta siempre ha sido buscar al arco rival", ratificó ayer el delantero Fidel Martínez en la cancha del Club Tenis Huajchilla, en La Paz, cuando le consultaron sobre cómo jugará la Tri. Ahí, el plantel nacional realizó su última práctica antes del juego de la décima fecha de las eliminatorias al Mundial 2018.

Pero ¿cómo ataca Ecuador? Quinteros dice que para generar jugadas ofensivas su equipo tiene "que llegar al área rival al menos con tres o cuatro jugadores para finalizar las jugadas. Puede llegar el delantero, el media punta, el extremo, el volante central...".

Esta propuesta obliga a que todos los jugadores tengan un alto rendimiento físico y presionen a sus adversarios para arrebatarles el balón durante todo el cotejo.

Cuando esto no ocurre, los defensas quedan desprotegidos en su área: los ofensivos no ayudan en la marca, quedan a unos
40 metros de distancia de los zagueros y dejan amplios espacios para los rivales. Esas imágenes se vieron en los minutos finales del partido ante Brasil, cuando Arturo Mina quedó expuesto ante los talentosos ofensivos Gabriel de Jesús y Neymar.

Quinteros admite que depende mucho del esfuerzo de sus futbolistas para aplicar esa propuesta que implica un trajín constante. "A veces hay que controlar el esfuerzo, porque no todos los jugadores están adaptados a estas condiciones", expresó tras el entrenamiento de ayer.

Pero se mostró optimista. "Muchos de los jugadores llegaron con más regularidad en sus clubes en relación a anteriores convocatorias".

Entre esos jugadores están Jefferson Orejuela y Luis Caicedo, quienes son titulares fijos en Independiente del Valle y debutaron recién la semana pasada en un partido oficial de la Selección.

Ambos, además, juegan semanalmente a 2 850 metros sobre el nivel del mar. El encuentro de esta tarde se juega a
3 650 msnm.

Otros seleccionados habituados a la altitud son Renato Ibarra (América de México) y Fidel Martínez (Pumas de México). Ambos juegan en la capital azteca a 2 550 metros msnm. En cambio, el golero Esteban Dreer, Arturo Mina y Antonio Valencia juegan en ciudades del llano. Ellos buscarán la victoria en Bolivia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (1)