17 de agosto de 2016 07:41

Un conmovedor gesto deportivo se registró en los Juegos Olímpicos de Río

La neozelandesa Nikki Hamblin (der.) ayuda a la estadounidense Abbey D'Agostino después de lesionarse tras una caída en la primera ronda los  5 000 metros femeninos en los Juegos Olímpicos de Río 2016 en el Estadio Olímpico en Río de Janeiro el 16 de agos

La neozelandesa Nikki Hamblin (der.) ayuda a la estadounidense Abbey D'Agostino después de lesionarse tras una caída en la primera ronda los 5 000 metros femeninos en los Juegos Olímpicos de Río 2016 en el Estadio Olímpico en Río de Janeiro el 16 de agosto de 2016. AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 35
Infobae - Red de Noticias Albavisión
Río2016

La neozelandesa Nikki Hamblin y la estadounidense Abbey D’Agostino sufrieron una caída y decidieron ayudarse para llegar a la meta.

Este martes, el estadio Olímpico ha sido escenario de uno de los gestos deportivos más conmovedores de los Juegos de Río de Janeiro, cuando dos corredoras demostraron que el compañerismo es más importante que la competencia.

El hecho sucedió durante la clasificación para la final de los
5 000 metros femeninos. La neozelandesa Nikki Hamblin sufrió un tropiezo con otra competidora y el incidente provocó la caída de la estadounidense Abbey D'Agostino.

En lugar de seguir corriendo, como marca la lógica de la competencia, la atleta norteamericana ayudó a que su rival se pusiera de pie para continuar con la carrera.

Sin embargo, metros más tarde fue D'Agostino quien se desplomó en el suelo, a causa de un dolor en la rodilla derecha. Entonces Hamblin detuvo su marcha para aguardar a que la estadounidense se recuperase.

Finalmente, la neozelandesa llegó en último lugar, pero al cruzar la meta se fundió en un abrazo con la estadounidense, quien culminó en la penúltima colocación.

La atleta neozelandesa Nikki Hamblin (izq.) abraza a la estadounidense Abbey D'agostino (der.) después de la competencia clasificatoria de los 5 000 metros femeninos en el estadio Olímpico de Río de Janeiro el 16 de agosto de 2016. AFP

La atleta neozelandesa Nikki Hamblin (izq.) abraza a la estadounidense Abbey D'agostino (der.) después de la competencia clasificatoria de los 5 000 metros femeninos en el estadio Olímpico de Río de Janeiro el 16 de agosto de 2016. AFP

Tras este acontecimiento, en donde la estadounidense debió abandonar la pista atlética en una silla de ruedas, el Comité Olímpico Internacional anunció que ambas atletas, a pesar de no haber clasificado en las pruebas, accederán a la fase final del próximo viernes y competirán por una medalla.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (3)