27 de diciembre de 2015 00:00

La crisis persiste antes del 2016

16 de dólares es el déficit aproximado de Barcelona, según José Francisco  Cevallos. Foto: Archivo / EL COMERCIO

16 de dólares es el déficit aproximado de Barcelona, según José Francisco Cevallos. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 11
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 9
Red. Quito, Guayaquil y Cuenca 
deportes@elcomercio.com (D)

Dirigentes de Barcelona, Deportivo Cuenca y El Nacional andan preocupados por conseguir recursos económicos. Ellos tienen que pagar salarios atrasados a jugadores que integraron sus equipos durante el Campeonato 2015.

Esto ocurre a finales del año cuando directivos de otros planteles planifican la pretemporada y buscan auspiciantes para sustentar sus presupuestos del 2016. Pero estos últimos también andan en apuros. ¿La razón? No todos consiguen ‘sponsors’ para sus clubes.

“La crisis del país hizo que las empresas recortaran presupuestos, sobre todo los que estaban destinados para publicidad. Por eso, ya no es tan fácil obtener patrocinadores como en otras épocas”, confiesa Stalin Gordón, gerente de Aucas.

Ellos coinciden que estos problemas explotaron por los endeudamientos de los clubes en los últimos dos años. Según un reporte de la Asociación de Futbolistas del Ecuador (AFE), el endeudamiento llegó a USD 20 millones por atrasos en el pago de salarios a jugadores en las temporadas 2014 y 2015.

Así, los problemas persisten. Antes de que se inicie la temporada 2016, cinco equipos arrastran déficits (Barcelona, Liga de Quito, El Nacional, Deportivo Cuenca y Aucas). El monto acumulado de estos ‘huecos financieros’ de esos planteles asciende a USD 25,2 millones.

El resto de clubes que compitieron en la Serie A del 2015 (Emelec, Independiente, Universidad Católica, Mushuc Runa y River) no tienen déficits. “Hicimos una inversión muy alta este año (USD 12 millones), pero tenemos activos en jugadores con los que podemos equilibrar nuestra economía”, confirmó Nassib Neme, presidente de Emelec.

De entre los equipos que arrastran déficits, solo Barcelona y Liga ven con optimismo la obtención de recursos para armar sus presupuestos para el 2016. Según José Francisco Cevallos, El ‘Ídolo’ es una marca que genera USD 18 millones por año. En LDU, la participación en la primera ronda de la Libertadores asegura al club USD 1,3 millones.

Eso sí, en Barcelona los problemas son graves, explica Cevallos. La directiva del club canceló los salarios de los futbolistas hasta septiembre. Los sueldos de los tres meses restantes se cubrirán antes de que finalice el año.

Entre octubre y noviembre, Cevallos destinó unos USD 1,8 millones para cancelar mensualidades. Para eso, empleó recursos que se habían presupuestado para el 2016.

Ayer, Cevallos esperaba cerrar un convenio con uno de sus auspiciantes para recibir ingresos que servirán para pagar deudas al personal administrativo. A ese grupo de trabajadores se les adeuda siete meses de sueldos, según contó el vicepresidente financiero de la institución, Juan Alfredo Cuentas. Los directivos conversaron con estos empleados en octubre.

Hasta hace un mes se conocía que Barcelona tenía un déficit de USD 12 millones. Sin embargo, Cevallos aseguró que este monto estaría cercano a los USD 16 millones. Para determinar el valor exacto del endeudamiento, los dirigentes seguirán revisando documentos.

La deuda más urgente que tiene la directiva asciende a USD 662 100 a favor de Benito Floro. La FIFA ordenó la reducción de seis puntos a los canarios por no haber pagado a tiempo al técnico.

Rolando Zárate es otro de los grandes acreedores de los porteños. Al delantero argentino se le adeudan USD 1,6 millones. “Le planteamos un plan de pagos y está presto a aceptarlo”, dijo Alfaro Moreno, vicepresidente deportivo.

Deportivo Cuenca también terminó con deudas a diferentes acreedores. El ‘Expreso Austral’ cierra la temporada 2015 con un déficit aproximado de USD 1 millón, según su presidente, Galo Cárdenas. “Al final del año se hará conocer la cifra oficial”. El club azuayo debe dos meses y medio de sueldo a los futbolistas, al cuerpo técnico, empleados.

La dirigencia del conjunto azuayo espera que el Municipio de Cuenca, uno de sus auspiciantes, haga efectiva una de las cuotas pendientes para pagar al plantel un mes de sueldo.

Entre tanto, el mes y medio restante de salarios se cancelará en enero próximo, con la venta de los carnés de socios.

El club cuencano sigue con demandas. Por ejemplo, Ana Argudo, exempleada, reclama USD 85 000. Luis Capón, quien quedó desempleado tras la venta del complejo de Patamarca, en donde se entrenaba el plantel de Primera, exige USD 87 000 por despido intempestivo, cinco meses de sueldo, décimos, vacaciones y otros beneficios.

Deportivo Quito y Liga lojana (que descendieron a la Serie B) también tienen deudas.

Fútbol 

Cinco clubes que jugarán la Serie A arrastran déficits. Algunos directivos tienen problemas para conseguir auspiciantes para la temporada del próximo año.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (3)