18 de May de 2012 15:37

Urus: el toro ahora es todoterreno

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

En vista del notable crecimiento que el segmento de los SUV ha experimentado en los últimos años, prácticamente todos los fabricantes (incluidos los premium y deportivos) han creado modelos para tener presencia en él.

Siguiendo el ejemplo de Porsche con el Cayenne y más recientemente de Maserati con el Kubang, Lamborghini desarrolló su propia interpretación de un todoterreno superdeportivo y lujoso.

Se trata del Urus, presentado como prototipo en el recientemente celebrado Salón del Automóvil de China, el cual se convirtió en la principal atracción de la muestra.

Según Stephan Winkelmann, presidente de la firma italiana, el Urus apunta principalmente a los clientes habituales de la marca. “A muchos propietarios de Lamborghinis que tienen vehículos todoterreno de otras marcas les encantaría tener un Lamborghini como auto familiar de uso cotidiano”, indicó.

Es que a pesar de que el Urus pertenece a un segmento muy diferente del que ha hecho célebres a los modelos de la marca desde 1963, posee cualidades de diseño y mecánicas que atenúan la transición del deportivo al todoterreno.

Así por ejemplo, en su parte frontal el Urus presenta una innegable similitud con el Aventador, el deportivo más reciente de la marca. A su aspecto ‘racing’ contribuyen las grandes tomas de aire delanteras, los enormes aros de 24 pulgadas con cinco radios y las cuatro salidas de escape cromadas en la parte posterior.

En cuanto a la técnica, fue construido en buena parte con materiales livianos con el fin de reducir el peso y elevar las prestaciones.

Se destaca la utilización de fibra de carbono en estructuras, paneles, piezas de la carrocería y en el interior. El ahorro de peso fue de más de 100 kilos, en comparación con materiales tradicionales.

El prototipo está impulsado por un motor V8 capaz de entregar cerca de 600 caballos de potencia. No obstante, la reducción de peso genera un efecto beneficioso tanto en el consumo de combustible como en las emisiones contaminantes, que se reducen notablemente.

Además de un sistema de tracción total permanente, el Urus dispone de una suspensión adaptativa que, en posición baja, le permite comportarse como un automóvil sobre el asfalto. En una posición más elevada, el vehículo hace gala de un comportamiento ‘off road’ bastante aceptable.

El habitáculo sigue la tendencia del exterior y presenta elementos más propios de un superdeportivo que de un SUV, salvo por la mayor altura de los asientos y por la elevada posición de conducción.

Se conoce que el Grupo Volkswagen dio luz verde a la producción en serie del Urus. No obstante, el modelo definitivo saldría al mercado a partir del 2016.

Fuentes: elmundo.es y diariomotor.com

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)