25 de January de 2013 14:30

Once coronas, un solo monarca

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El nombre de Stéphane Peterhansel sigue irremediablemente amarrado al Rally Dakar. El galo reeditó el triunfo del año pasado y consiguió su undécimo título, el quinto en autos.

‘Monsieur Dakar’ obtuvo una nueva corona con dos triunfos de etapa en este Rally. Lo ha ganado más veces que cualquier otro piloto. Esta vez, como en muchas de las anteriores, las claves del éxito fueron la fiabilidad y la constancia.

Peterhansel consiguió algo al alcance de muy pocos: completar un Dakar sin cometer prácticamente ningún error. Con un Mini que también funcionó de maravilla, la victoria fue relativamente plácida.

Nacido en agosto de 1965 en Vesoul (Francia), Peterhansel empezó a competir pronto. A los 14 años era campeón de Francia de monopatín, hasta que las motos centraron toda su atención.

Enduros, motocrós y supercrós le llevaron a afrontar el reto del Dakar, en el que debutó en 1988 con un honorable puesto 18. El espíritu del Dakar lo había seducido ya y se convirtió en un participante habitual del famoso Rally.

Tres años más tarde ya controlaba la carrera y sumó su primera victoria sobre dos ruedas, un triunfo que abrió su dominio sobre el Dakar que le llevaría a sumar seis títulos en ocho años.

Su serie se acabó en 1998, pero no porque alguien lo destronara, sino porque siguiendo los pasos de Hubert Auriol decidió afrontar el reto de las cuatro ruedas.

Al volante de un Nissan logró la séptima plaza en 1999 en su debut y, al año siguiente, ya mostró su calidad al ser segundo, mientras que en el 2003 fue tercero.

A partir del 2004 comenzó su dominio en la categoría de autos. Tras dos triunfos consecutivos, en el 2006 un accidente a falta de cuatro etapas para el final le privó del Dakar, pero en el 2007 se tomó la revancha en un Mitsubishi.

En el 2009 empezó el declive de la marca japonesa y el auge de Volkswagen, que se llevó los tres siguientes rallies con una superioridad aplastante. Ese año Peterhansel abandonó el Dakar en la séptima etapa por problemas mecánicos.

En el 2010 dejó Mitsubishi y se incorporó al equipo BMW X-Raid, que pretendía plantar cara al dominio de la marca germana. Los resultados demuestran que no lo consiguió. Peterhansel fue cuarto en el 2011 y en el 2012.

En esta edición 2013 solamente el catarí Nasser Al-Attiyah, al volante de un Buggy, aguantó el ritmo de Peterhansel durante la primera semana de competencia.

Cuando el Buggy reventó, ‘Monsieur Dakar’ tuvo vía libre para una nueva corona y su consagración histórica en el mítico Rally.

Fuente y foto: EFE No solo es una cuestión de experiencia, también hay que ser inteligente”.

Stéphane Peterhansel

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)