28 de March de 2014 14:49

Hazumi, una mirada hacia el futuro

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La magia de Mazda volvió a exhibirse de la mano de Hazumi Concept, el vehículo que anticipa cómo será el próximo Mazda2.

Con una apariencia totalmente deportiva y muy agresiva en sus curvas, el Hazumi heredará el concepto de diseño Kodo de la marca en cada uno de sus detalles.

La evolución se puede evidenciar hasta en el más mínimo detalle, como sus medidas. Este prototipo creció en su largo, respecto al actual Mazda2, ya que ahora tiene 17 cm más (4,07 metros). Lo mismo ocurre en el ancho que ahora llega a ser de 1,73 metros (4 cm más). Mientras que la única medida que se redujo es el alto, pues, alcanza 1,45 metros (2 centímetros más bajo).

Con estas dimensiones se asegura que el espacio interior sea óptimo para los ocupantes. Pero no solo en eso pensaron los ingenieros japoneses ya que el vehículo también ganó en lujo y en prestaciones.

[[OBJECT]]

Y es que en el habitáculo destaca el cuadro de mandos muy deportivo con contadores e indicadores digitales y una pantalla central táctil que, cuando sea comercializado, podría ser el mismo que se ha visto en los nuevos Mazda3.

Según se ha podido observar en esta presentación de Mazda, el interior de este prototipo tiene sitio solo para cuatro personas. Los asientos están forrados en cuero y tienen tejidos muy finos y deportivos. Aunque lo más seguro es que parte de este lujo se quede por fuera con el modelo definitivo para la producción en serie.

En cuanto a la motorización, la firma asegura que podría equipar un nuevo propulsor de desarrollo propio denominado 1.5 SKYACTIV-D (tecnología que engloba la construcción ligera, la dinámica, la creación de motores, cajas de cambio y mucho más).

[[OBJECT]]

También se sabe que el motor se combinará con una caja de cambios automática de seis velocidades y que emitirá menos de 90 g/km de CO2 a la atmósfera.

En años anteriores se supo que Mazda utilizó motores diésel de origen Ford, como el Mazda2 que ofrecía un propulsor americano de 1.6 CRTD con 95 HP, por lo que se considera que la nueva motorización podría tener relación también con el nuevo 1.5 TDCI que está estrenando Ford en los Fiesta, en los B-Max y los renovados Focus.

En cuanto a la seguridad, la marca asegura que incorporará la tecnología i-ACTIVSENSE, que es el conjunto de mecanismos de protección activa de Mazda. Sin embargo, no se detalla exactamente en qué consiste este sistema que podría tener aviso de vehículos en ángulo muerto, asistente de cambio de carril, frenado automático, entre otras cosas más.

La presentación final de este prototipo, que ha causado furor en el mundo automovilístico, será durante el Salón de París, en octubre.

Fuente: www.noticias.coches.com

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)