11 de February de 2012 00:04

D8 GTO: un holandés sin complejos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El semidesconocido Donkervoort D8 270RS da paso al Donkervoort D8 GTO, un bólido sin techo desarrollado por el fabricante holandés Donkervoort con la colaboración de Audi Quattro GmbH.

Para el que no lo sepa, uno de sus predecesores, el Donkervoort D8 270RS, hizo la vuelta a Nürburgring-Nordschleife en unos impresionantes 7:14.89 colocándose en la quinta posición de autos autorizados para competición.

El D8 GTO sigue la línea de sus predecesores, es un roadster muy bajo, con un capó muy largo, voladizos cortos y ruedas semicarenadas. Es más grande que sus antecesores, el Donkervoort D8 GT y el 270RS, mide 35 cm más de largo y 15 de ancho. A pesar de aumentar en tamaño, el peso del D8 GTO se queda en torno a los 700 kg.

Esto ayuda a conseguir una relación peso-potencia bastante interesante. Además el motor del D8 GTO es una de las causas del aumento de tamaño, y es que han tenido que hacer hueco para meter un 2,5 litros TFSI de origen Audi como el del Audi TT RS o el Audi RS3.

El Donkervoort D8 GTO comparte con el 270RS un 5% de las piezas y con el GT un 30%, prácticamente podría decirse que es un vehículo nuevo y entre las estructuras innovadoras está el chasís.

En todo el auto básicamente se han hecho todas las uniones posibles con pegamento, sobre todo en el chasís tubular. Además, los paneles de las puertas son de fibra de carbono, para ahorrar peso y aumentar la rigidez del conjunto. También el maletero y el capó ayudan, ya que el primero es de fibra de carbono y pesa tan solo 980 gramos, siendo el capó de aluminio.

Los ejes han sido revisados, la barra estabilizadora de la suspensión delantera es nueva, mientras el eje trasero es completamente renovado, lo que garantiza, según el fabricante, una estabilidad excelente a cualquier velocidad, lo que deja a este roadster a la altura de casi cualquier superdeportivo.

Existirán 25 unidades iniciales que montarán una versión modificada del motor, 30 kg más ligera gracias al trabajo cooperativo de la gente de Donkervoort y Audi.

El Dokervoort D8 GTO tiene un interruptor con el cual se activa un modo de carreras con el que la potencia entregada por el motor sube hasta los 400 caballos y para manejar los caballos extra incorpora por vez primera en un Donkervoort el control de tracción.

El motor 2,5 TFSI entrega entre 340 HP y 400 HP (en modo carrera) y un torque de 450 Nm que el motor entrega desde las 1 600 rpm. Esta potencia unida a un peso de tan solo 700 kg lo convierte en un misil que probablemente deje el tiempo de aceleración 0-100 km/h (no hay cifra definitiva) en un ‘crono’ muy cercano a los 3 segundos.

El resto de deportivos convencionales no puede ni soñar con un peso tan reducido, pero es en parte porque el Donkervoort D8 GT, muy al estilo de los modelos Lotus, no tiene aire acondicionado, ni radio, ni airbags entre otros sistemas de confort y seguridad. Este es el precio que se paga por la deportividad.

Fuentes: Donkervoort Press y motorpasion.com

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)