30 de marzo de 2016 13:08

Brasil y Ecuador arrebataron el triunfo a Paraguay en eliminatorias 

El brasileño  Dani Alves celebra el empate de Brasil ante Paraguay (2-2) en Asunción. Foto: Pablo Burgos/AFP

El brasileño Dani Alves celebra el empate de Brasil ante Paraguay (2-2) en Asunción. Foto: Pablo Burgos/AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 2
Agencia AFP

Como jinetes en la tormenta, Ecuador y Brasil hurtaron el empate a Paraguay en los descuentos en el combo de partidos por la quinta y sexta fechas de la clasificatoria a Rusia 2018.

El afamado técnico argentino Ramón 'Pelado' Díaz, adiestrador de la Albirroja, trató de disfrazar su fastidio por los resultados con el aliento. “Paraguay está creciendo y va a crecer más”.

Si bien la marcha de los equipos que rumbean hacia Rusia 2018 se tornó sumamente pareja (los dos punteros, Uruguay y Ecuador, tienen 13 y Paraguay y Brasil llegaron a 9, Argentina con 11 y Colombia y Chile con 10) el sabor amargo que dejó la semana en los guaraníes es fuente inagotable de lamentos.

Paraguay trajo un 2-2 de la altura de Quito (2 850 msnm) cuando ya todo parecía que metería en sus alforjas el triunfo. El 'Tri' consiguió su salvataje providencial en el segundo minuto de descuento a través de Angel Mena. Esta vez el trauma fue mayor.

La Albirroja iba ganando 2-0 hasta el minuto 78 cuando la seleçao vulneró por primera vez el arco del portero Justo Villar por intermedio de su centrodelantero Ricardo Oliveira.

Con un Paraguay arrojado a sus últimas líneas, visiblemente extenuado por las lesiones que experimentaron muy tempranamente dos jugadores claves, Jorge 'Conejo' Benítez (a poco de iniciarse la brega) y el volante ofensivo Richard Ortíz (en los primeros minutos del segundo tiempo por ligamento cruzado), sobrevino cantado el empate de Dani Alves en el segundo minuto de descuento.

Empates con gusto amargo 
Fueron dos empates con sabor a derrota que ubica momentáneamente al conjunto de Díaz en séptima posición en la clasificación general -por diferencia de goles con Brasil- sumando dos puntos en las posiciones que pudieron haber sido seis y que con el rodaje de la eliminatoria se sabrá si fue para bien o para mal.

Díaz no ocultó su bronca cuando como en las caricaturas de dibujos animados Dani Alves le borró al instante la sonrisa con el fatídico gol con el que le birló el triunfo a su equipo.

El técnico se desplomó en su silla al no creer que Brasil podía llegar a la conquista para arrebatarle tres puntos de oro que pueden ser determinantes en el futuro.

“Lo teníamos ahí cerca, íbamos ganando 2-0 y, al no cerrar me queda un sabor amargo. Es el segundo partido que nos hacen el gol en tiempo adicional”, dijo, refunfuñando en su interior, durante una conferencia de prensa.

Pero “todavía está abierto, hay mucho por recorrer. Las eliminatorias no han terminado. Es un largo camino y Paraguay está demostrando que puede competir con estos grandes equipos”, expresó el laureado técnico de Paraguay.

Según el estratega, el conjunto guaraní va a mostrar más de lo que se vio hasta ahora. “Hay que valorar el esfuerzo enorme que se hizo. Por eso estoy contento. Vamos por buen camino”, dijo.

En el próximo combo en setiembre, Paraguay recibirá a Chile (con 10 puntos) y visitará al puntero Uruguay, en Montevideo, por la séptima y octava fecha de las eliminatorias.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)