28 de abril de 2016 20:24

La bandera gigante de Ecuador se jubila entre luces y cánticos

La bandera gigante que apoya los partidos de la Tricolor se hizo presente en Copa Libertadores. Foto: Pavel Calahorano / EL COMERCIO

La bandera gigante que apoya los partidos de la Tricolor se hizo presente en Copa Libertadores. Foto: Pavel Calahorano / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 5
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 30
Carlos Augusto Rojas
Quito

La aparición de la Bandera Gigante de Ecuador en la General nor-occidental podría ser la última. El enorme Símbolo Patrio que ha acompañado a la Selección en sus tres clasificaciones mundialistas pide un receso. Mejor dicho una jubilación, pero para contribuir con la causa de los miles de damnificados por el terremoto.

Con 70 metros de largo y 30 de ancho, la bandera cubre la localidad que tradicionalmente ha sido de Liga de Quito en el Atahualpa.
De hecho, la idea de su confección nació entre un grupo de hinchas albos, pero ahora también participan aficionados de otros clubes como Barcelona Sporting Club, El Nacional, Deportivo Quito y otros. Así lo confirmó Gissett España, una de las personas que llegó al estadio con la enorme bandera. Ella mismo aseguró que esta es una de las últimas apariciones.

La idea es cortarla en pedazos para venderla a cientos o a miles de personas y con eso contribuir para los damnificados del terremoto.
Próximamente se dará a conocer más detalles sobre esta iniciativa solidaria.

Una foto panorámica del estadio Olímpico Atahualpa minutos antes del compromiso. Foto: EL COMERCIO

Una foto panorámica del estadio Olímpico Atahualpa minutos antes del compromiso. Foto: EL COMERCIO

Un estadio lleno y solidario

El partido entre Independiente del Valle y River Plate fue más que una fiesta deportiva. Fue una constatación de la unidad que pueden tener los hinchas de todos los equipos. En las gradas se vio a fanáticos con camisetas de Liga, Aucas, Barcelona, Deportivo Quito...

Todos los clubes tuvieron sus representantes. Lo que más se vio fue a gente con la tricolor. Patricio Arízaga, aficionado chulla, estuvo con la amarilla de la Selección. "En este momento complicado hay que estar unidos".

En el entretiempo se vivió un momento digno de una postal. El Atahualpa entero de iluminó con miles de luces que provenían de las pantallas y las luces de los teléfonos celulares.

Las luces volvieron a aparecer en el momento del penal de Júnior Sornoza al final del cotejo. Fue el 2-0 a favor de los rayados.
Esos fueron momentos emotivos, al igual que escuchar en coro el Himno Nacional o canciones popularizadas como las que dicen 'yo nací aquí' o 'soy ecuatoriano, sí señor' que se escucharon por los parlantes del estadio.

Independiente salió aplaudido del estadio, en una noche para recordar en el fútbol ecuatoriano.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (29)
No (1)