27 de agosto de 2014 00:00

El ATP 250 de Quito motiva a los tenistas ecuatorianos

El tenista guayaquileño Emilio Gómez en el US Open. Foto: Cortesía Dino García

El tenista guayaquileño Emilio Gómez en el US Open. Foto: Cortesía Dino García

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 9
Contento 2
Fabián Alarcón. Redactor falarcon@elcomercio.com  (D)

El camino es largo y costoso para un tenista ecuatoriano hacia un torneo ATP. Primero debe foguearse en los Futuros y Challenger; luego hay que buscar los recursos para recorrer el mundo, sumar puntos y ubicarse dentro de los 100 primeros del escalafón que publica el ente profesional, todo esto para jugar en los cuadros principales de esos torneos, excepto los Masters 1000, al que llegan los 50.

Ese procedimiento es el que recorren los 12 créditos nacionales que aparecen en el ‘ranking’ del circuito ATP. El último que intentó meterse en un cuadro principal fue el guayaquileño Emilio Gómez, quien el último fin de semana quedó eliminado en la tercera ronda de la fase de clasificación del US Open.

Gómez, hijo del ‘legendario’ Andrés Gómez Santos, con 22 años estuvo cerca de meterse al Grand Slam. Pero, una lesión en el tobillo lo marginó del partido que perdió ante el belga Steve Darcis. Si Gómez lo lograba, hubiera recibido USD 25 000 por participar en la primera ronda.

Con ese valor, Gómez habría recuperado parte de la inversión que realiza anualmente. Él ya estuvo en una primera ronda en el ATP de Bogotá, en el 2013.

Julio César Campozano es otro de los tenistas que aún no llega a la primera fase de un ATP. Lo intentó en seis oportunidades en el tour latinoamericano que recorre Buenos Aires, Acapulco, Bogotá, Sao Paulo, Río de Janeiro y, desde enero, pasará por Quito.

Al enterarse que Ecuador será sede de un ATP 250, entre el 31 de enero y el 8 de febrero del próximo año, empezará a prepararse para pelear por un cupo en el cuadro principal a través de la ‘qualy’, como se llama a la fase de clasificación.

La inversión se reducirá para él, porque competir fuera del país para cada torneo requiere cerca de USD 2 000 para el transporte y la alimentación, aparte de hospedaje y de otros gastos. Esto, tomando en cuenta que Campozano suele estar acompañado de su entrenador.

El monto siempre variará de acuerdo a la ciudad.
“Cuando no consigo mi objetivo, no siento frustración, al contrario, me da alegría porque compito con jugadores de alto nivel. Esto me motiva a continuar”, justifica el guayaquileño, quien está en el puesto 834 del ‘ranking’. Por ello, intentará sumar la mayor cantidad de puntos para ubicarse entre los 400 primeros, hasta el final del año.

Al cuadro principal de los torneos ATP 250 solo acceden los tenistas dentro del ‘top’ 100. Mientras que del 101 hasta el 400 deben disputar esa etapa previa de calificación. Y como refiere Raúl Viver, capitán del equipo de Copa Davis, si no gana en el primer partido, “el tenista habrá perdido toda la inversión realizada” en ese esfuerzo por cumplir su sueño.

La fórmula a la que apelan los tenistas en crecimiento es buscar auspiciantes que aparezcan en sus indumentarias y conseguir casas de amigos o familiares para ahorrarse al menos el hospedaje. “Es una profesión bien costosa”, recalcan ambos profesionales.

“Hay que ser un fuera de serie para ingresar rápidamente en la élite de este deporte”, agrega Campozano. Sus palabras se sustentan en que, desde los torneos Futuros y hasta llegar a un ATP, a un tenista le toma dos años , con una inversión cercana a los USD 150 000. Pero si es talentoso y lo hace en un año, gastará la mitad.

Los ecuatorianos prefieren desplazarse dentro de la región y también a Estados Unidos y México. Esto porque les resulta más económico, que hacerlo a Europa o Asia.

Por eso es que lo logrado por Gómez en el US Open cobra trascendencia, porque acceder a un tercer partido dentro de la ‘qualy’ le permitió adquirir experiencia y unos USD 2 000 por tratarse de un Grand Slam. Lo seguro es que él también buscará un espacio en el ATP 250 de Quito, del 2015.

Este evento repartirá 250 puntos para el escalafón y USD 500 000 en premios para los ganadores. Ecuador logró la sede en junio, en Wimbledon. Por eso la organización que lidera el ecuatoriano Fabricio Valdiviezo y el colombiano Manuel Maté espera contar con un jugador ‘top ten’ y otros ‘ranqueados’ entre los 50 mejores del mundo.

Otros ecuatorianos que aspiran jugar la clasificación o recibir invitaciones del ATP de Quito son Giovanni Lapentti, Gonzalo Escobar, Roberto Quiroz, Iván Endara...

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)