El diseño del Arq. Felipe Londoño compendia la cava actual. Fotos: www.ideal-ake.at, cortesía Decorkasa y Vicente Costales / EL COMERCIO

El diseño del Arq. Felipe Londoño compendia la cava actual. Fotos: www.ideal-ake.at, cortesía Decorkasa y Vicente Costales / EL COMERCIO

Refugios que conservan el vino en óptimo estado

Víctor Vizuete E. Editor (I)
[email protected]

La cultura del vino gana más adeptos día a día. Por esa coyuntura, tener un sitio específico para guardarlos, consumirlos y ‘presumirlos’ es perentorio para toda familia que posee una nutrida interacción social.

El ambiente que recoge todas esas aspiraciones es la cava. Esta no es sino un lugar físico -dentro de casa o cercano a ella- que tiene las condiciones necesarias para que los vinos se preserven y desarrollen de forma óptima, explica el Arq. Carlos Garcés.

Hoy, estos espacios se han añadido a los proyectos arquitectónicos de alto estándar. Se han sumado, además, otras actividades de carácter lúdico y de ocio. Es común, explica el aquitecto Pedro Ordóñez, equipar estas estancias con una rocola, mesas para juegos de cartas o ajedrez e, incluso, mesas de villar.

Penosamente, con las viviendas cada vez más chicas, tener una cava de esas características es casi una utopía. Pero hay otras alternativas. La tecnología y la creatividad han estirado su mano en beneficio de los amantes del buen vino.

Vinera climatiza empotrada Kitchen Aids que vende Decorkasa.

Vinera climatiza empotrada Kitchen Aids que vende Decorkasa.

Paúl Astudillo, diseñador y catedrático de La Metro, sugiere el espacio vacío debajo de las gradas para armar una ‘peque’ cava. ¿Sus argumentos? Generalmente son espacios alejados de la luz solar, con más humedad y menos temperatura, condiciones requeridas para conservar el vino.

La tecnología, en cambio, colaboró con la creación de la vinera climatizada. Esta no es otra cosa que una nevera adaptada a guardar los vinos en la temperatura ideal (de 12 a 15 °C), que se puede ubicar en el lugar más idóneo de la casa, explica Katherine Baldeón, de Decorkasa, que oferta estos accesorios de la marca estadounidense Kitchen Aids.

Hoy hay vineras para todo gusto y necesidad. Con capacidad para las botellas que cada quien necesite. Las hay de madera hasta de acero inoxidable, con sistemas de descongelamiento automático, sonido que avisa que se quedó una puerta abierta, iluminación LED, pantalla LCD, empotrables y con rueditas para trasladarlas adonde se necesiten.

Los modelos más avanzados incluyen enfriador de vinos con ventana de visualización de doble cristal entintado, bajo y silencioso consumo de energía, panel de mando con pantallas LED. En fín, hay un diseño para cada necesidad y bolsillo.

Simón Ordóñez incluyó un mesa central para juegos y pláticas.

Simón Ordóñez incluyó un mesa central para juegos y pláticas.

La cava propiamente dicha, esa que se construye en los sitios más frescos y con más sombra es una tipología difícil, que requiere ciertos condicionantes, según el diseñador Simón Ordóñez.

¿Cuáles son estos? Pues la temperatura ambiente, la humedad relativa, la iluminación y la posición de las botellas.

Todos los entrevistados coinciden en que la cava debe estar un sitio alejado de la luz natural y manejar una iluminación artificial muy meditada, para no oxidar los vinos.

La temperatura ambiente ideal debe estar entre los 12 y 15 °C, máximo. Por esa razón, explica Garcés, es común abrir cavas en zonas subterráneas o cuevas; utilizar materiales constructivos que den frescura constante como el hormigón visto, la piedra, el adobe.

Arquitectónicamente, la utilización de materiales puros y nobles como la piedra, el ladrillo artesanal y la madera permiten lograr sitios realmente encantadores, en donde la iluminación tenue crea el ambiente propicio para la cata de vinos, afirma Pedro Ordóñez.

La humedad del ambiente es vital, expresa Astudillo. Esta debe estar en un rango entre el 55 y el 75%. Una mayor propicia el crecimiento de mohos; una menor, el secamiento de los corchos.

La ventilación también importa. Es conveniente evitar las corrientes de aire y la entrada de humos y malos olores.

¿La posición de las botellas? Los vinos tapados con corcho se almacenan de manera horizontal, levemente inclinados hacia el cuello de la botella; los sellados con otros tipos de tapones (sintéticos, screw cap…) pueden estar de pie, al igual que las botellas de vino espumoso y champaña.