La pérgola metálica de 4,5 metros de altura complementa el muro de piedra del convento. Fotos: Eduardo Terán / EL COMERCIO

La pérgola metálica de 4,5 metros de altura complementa el muro de piedra del convento. Fotos: Eduardo Terán / EL COMERCIO

La Plaza Huerto San Agustín compite para Obra del Año

Redacción Construir (I)
[email protected]

Con más de siete millones de visitas mensuales y un crecimiento anual superior al 100%, Arch Daily es la página de arquitectura más vista del mundo y un referente incuestionable a escala global.

Esta coyuntura ha hecho que este portal convoque anualmente a los mejores proyectos levantados cada año, en 21 categorías, para elegir mediante voto popular a los triunfadores en cada una de ellas. El premio es el ODA’17 (Obra del Año).

Para este año, en la categoría Urbanismo participa Plaza Huerto San Agustín junto a otros siete proyectos seleccionados por el jurado.

Plaza Huerto San Agustín compite con: Plaza Morán Varas de Chile, Plan Estratégico de diseño Turístico Alcossebre, la Loma del Calvario, Plaza de los Amantes de Teruel, Huertas de Caramoniña y Jardines Elevados de Sants en Barcelona, y Recuperación del Parque Principal Águeda Gallardo, Colombia.

Camineras, jardines, equipamiento urbano ­para el descanso y el solaz fueron considerados.

Camineras, jardines, equipamiento urbano ­para el descanso y el solaz fueron considerados.

Plaza Huerto San Agustín es un proyecto de los arquitectos Esteban Jaramillo y Christine Van Sluys; y ocupó el lugar donde antes se levantaba el edificio del Registro Civil, en
el Centro Histórico de Quito (calles Mejía y Guayaquil).

El proyecto, según los autores, parte de dos premisas: la puesta en valor de la memoria urbana del lugar y la incorporación de nuevas áreas verdes y espacios públicos de escala doméstica, que favorezcan la apropiación e integración de los usuarios del Centro Histórico de Quito.

El objetivo principal de la intervención fue recuperar el vacío existente en la trama urbana del siglo XVIII, que funcionaba como un área verde privada, y convertirla en un espacio público de calidad.

La imagen de San Agustín, en tamaño natural  (1,20 m), remata uno de los rincones.

La imagen de San Agustín, en tamaño natural (1,20 m), remata uno de los rincones.

Los trabajos que se realizaron en una área de 2 800 m² fueron de variada tipología.

Como quedó expuesto el muro pétreo de contención del convento, de casi 8 metros de altura, se incorporó una pérgola metálica de 4,50 m de alto, que contiene dos locales, una zona de sombra al aire libre, baños públicos y otros ambientes. También se crearon nuevas zonas verdes, juegos infantiles y fuentes de agua.