El edificio Europa es una estructura de cristal en forma de linterna dentro de un cubo compuesto por marcos de ventanas procedentes de los 28 países de la UE. Foto: captura

El edificio Europa es una estructura de cristal en forma de linterna dentro de un cubo compuesto por marcos de ventanas procedentes de los 28 países de la UE. Foto: captura

La nueva sede de la UE: 'un huevo del espacio' de 321 millones de euros

Agencia AFP

La Unión Europea desveló este miércoles 7 de diciembre del 2016 su futurista nueva sede, asegurando que simboliza la "alegría" en un momento de auge de la ultraderecha antieuropeísta y la futura marcha del Reino Unido.

El edificio Europa, una estructura de cristal en forma de linterna dentro de un cubo compuesto por marcos de ventanas procedentes de los 28 países de la UE, ya ha sido bautizado como "Huevo del espacio" por su aspecto.

En su corazón, una enorme sala decorada con los colores del arcoíris tanto en la moqueta como en su techo acogerá en el futuro a los dirigentes europeos, especialmente durante las cumbres de jefes de Estado y de gobierno.

Pero este edificio ecológico levantado en el "barrio europeo" de la capital belga ya es el blanco de las críticas por su elevado costo y el retraso de sus obras, en un momento en que los países del bloque luchan por reducir su gasto público y Bruselas trata de eliminar cualquier despilfarro.

3 750 ventanas

"He querido crear un lugar de reunión alegre, donde la gente que entra con un paquete de problemas pueda respirar un poco", explica a los periodistas su arquitecto, Philippe Samyn, quien buscaba simbolizar ante todo lo mejor de una Unión fundada sobre las ruinas de la Segunda Guerra Mundial.

Para Samyn, "el simbolismo de la lámpara es fundamental en la historia" del edificio, una idea que le sobrevino en plena noche tras intentar resolver el siguiente rompecabezas: ¿Cómo integrar una sala para cumbres "acogedora" y circular en un edificio cúbico?

Las 3 750 ventanas de la fachada reflejan, por su parte, la "diversidad". La estructura es también un mensaje de "transparencia", insiste este arquitecto belga nacido en Gante hace 68 años.

Los ministros de la UE mantendrán sus primeras reuniones a partir de enero y los 28 mandatarios del bloque celebrarán su primera cumbre en este nuevo edificio en marzo.

'Jaula dorada' 


Los dirigentes de la UE encargaron en 2004 la nueva sede para remplazar a su vecino inmediato, el "Justus Lipsius", un gran bloque de hormigón que no había sido concebido para albergar cumbres europeas.

El presupuesto inicial era de 240 millones de euros, pero 12 años más tarde el monto asciende a 321 millones de euros, explica William Schapcott, director general del Consejo de la UE. "Habrá un pequeño sobrecosto, pero nada dramático", asegura.

Su puesta en marcha también se retraso por las dificultades de las obras situadas junto al metro, el descubrimiento de una filtración de carburante en el suelo y un recurso legal.

En 2011, el entonces primer ministro británico, David Cameron, no ahorró palabras para describir este proyecto como una "jaula dorada" para los dirigentes en plena era de austeridad en un continente golpeado por la deuda.

Pero con la marcha prevista de los británicos tras la victoria del Brexit en el referéndum del 23 de junio, una nueva inquietud aparece en los pasillos del edificio Europa: ¿Qué hacer con las salas reservadas a las delegaciones de Reino Unido tras el divorcio?