El rascacielos estará ubicado junto al brazo de mar que recorre la ciudad. Foto: Plataforma Arquitectura

El rascacielos estará ubicado junto al brazo de mar que recorre la ciudad. Foto: Plataforma Arquitectura

El futuro rascacielos más alto del mundo, en Dubái, ya tiene los cimientos

Dubái. EFE (I)

Los trabajos de cimentación de la Torre Calatrava de Dubái, que una vez terminada se convertirá en el rascacielos más alto del mundo, finalizaron  dos meses antes de la fecha programada, anunció ayer la constructora Emaar, promotora del edificio.
El vertido de hormigón de la torre, un proyecto del arquitecto español Santiago Calatrava, comenzó en septiembre del año pasado y se completó al 50 % en enero del 2018.

La base de la torre, que oficialmente se llama Dubai Creek Harbour, tiene seis kilómetros cuadrados de superficie y cuenta con varias capas de aproximadamente 20 metros de cemento de espesor que cubren y conectan la carga con los pilotes.
Para el desarrollo de la base se necesitaron 50 000 metros cúbicos de cemento, que pesan aproximadamente 120 000 toneladas, equivalente al peso de la Torre CN en Canadá, además de colocarse alrededor de 16 000 toneladas de refuerzo de acero, algo más del doble del peso de la Torre Eiffel.

Su diseño se inspira en la tradición árabe presente en la Alhambra.

En octubre del 2016, después de que el vicepresidente de Emiratos Árabes Unidos, el jeque Mohamed bin Rashid al Maktum, inaugurara los trabajos iniciales de la torre, se probaron los 145 pilotes que sustentan un edificio, con una carga récord mundial de
36 000 toneladas y se colocaron a 72 metros de profundidad para asegurar firmemente la superestructura.

Cerca de 450 profesionales cualificados de todo el mundo trabajan actualmente en el proyecto, para el que fue  necesario un presupuesto de USD 1 000 millones.
La Torre de Calatrava, que superará en 100 metros al Burj Khalifa (830 metros), también Dubái, está inspirada en la flor de lirio y en los tradicionales minaretes de las mezquitas y será el nuevo icono del emirato.

El edificio contará en su interior con 20 plantas de apartamentos, un hotel, restaurantes, jardines y varios observatorios con vistas de 360 grados sobre Dubái.
El rascacielos estará ubicado junto al brazo de mar que recorre la ciudad y a la Reserva Nacional de Vida Silvestre de Ras al Jor, un lugar protegido por la Unesco y que alberga más de 67 especies de aves acuáticas.