La parte baja de las gradas se puede convertir en un espacio de almacenamiento. Foto: www.dicoro.com

La parte baja de las gradas se puede convertir en un espacio de almacenamiento. Foto: www.dicoro.com

Las escaleras pueden utilizarse para más que subir y bajar de piso

Yadira Trujillo Mina.
Redactora (I)

El espacio de las escaleras no tiene por qué ser un sitio desperdiciado. Sobre todo en los departamentos actuales, donde el espacio es reducido y hace falta sitio para guardar u organizar objetos, o para adecuar una estancia.

Para estos casos, la interiorista Martha Rodríguez recomienda usar la parte baja de las escaleras para varios fines que cubran las necesidades de la familia, sin que por esto la casa pierda su estilo y armonía en cuanto a decoración.

Cuando lo que se necesita es guardar objetos de uso cotidiano, indica, lo que se puede hacer es armar una especie de armarios debajo de las gradas. “Para que no haya desorden estos deberían ser totalmente cerrados y con materiales y colores que se acoplen al resto del mobiliario y estilo decorativo de la casa”. Este nuevo sitio será ideal para guardar vajilla, libros u otros objetos de uso familiar.

Lo más importante, asegura la profesional, es tomar en cuenta que este es un nuevo sitio que se va a implementar, por lo tanto se debe pensar en función del resto de elementos del ambiente. “Si el pasamanos de la escalera es de madera los organizadores deberían ser de la misma madera y color, o del tono de las gradas”.

Pero cuando no se quiere un espacio de almacenamiento, también se puede adecuar una zona de descanso bajo las gradas. Una sala de star o de lectura son algunas alternativas. Rodríguez aconseja colocar una alfombra sobre el piso, un sofá cómodo y una mesa auxiliar, según el espacio con el que se cuente. “De igual manera, el mobliario deberá mantener la armonía con el resto del mobiliario del hogar”.

Como no en todas las casas hay oportunidad de tener un estudio, ambietarlo bajo las gradas también es una buena alternativa. En este caso, explica la interiorista, basta con un escritorio pequeño, un asiente, una alfombra e iluminación adecuada.