Los interiores y circulaciones se caracterizan por su amplitud, iluminación y funcionalidad. Foto:www.plataformaarquitectura.com.

Los interiores y circulaciones se caracterizan por su amplitud, iluminación y funcionalidad. Foto:www.plataformaarquitectura.com.

El color es el protagonista de esta primaria

Redacción Construir (I)

No admite discusión. El color y las formas libres se tomaron la educación como cosa propia y no pierden ocasión para demostrarlo.

Un ejemplo es el nuevo edificio de primaria del Colegio Anglocolombiano de Bogotá, capital de Colombia.

Diseñado por el estudio Daniel Bonilla Arquitectos, esta edificación de 4 967 m², distribuidos en tres plantas, el inmueble se plantea como un universo compuesto, extenso y autónomo dentro del Colegio Anglo Colombiano, explica el portal Plataforma Arquitectura.

Más que una edificación mono-masa puramente funcional, el proyecto se constituye por piezas reiterativas (el aula como módulo base) que, sumadas, permiten reducir la escala del conjunto y construir una diversidad espacial amplia, alternando entre el lleno y el vacío, valorando el paisaje próximo.

Esta sumatoria de prismas se emplaza, por grados, alrededor de un espacio colorido multipropósito de extensión académica, donde confluyen alumnos y profesores de los diversos grupos. Es un espacio estimulante, que permite reunir a los diversos grupos promoviendo la interacción entre unos y otros, complementando la vivencia escolar del salón de clase.

“Se planteó un conjunto edificado con el ladrillo como protagonista, que es el material predominante en el colegio, por tanto se buscó una armonía del edificio con el entorno. El ladrillo usado es específico de este edificio, ya que es de color arena y de gran formato, dándole una identidad propia”, explicó el Arq. Daniel Bonilla a Revista Equipar.

Los salones de reuniones se pueden integrar o separar con paneles acústicos para ajustar su tamaño a la cantidad de estudiantes.

La biblioteca es un lugar muy acogedor, alegre, colorido y con subespacios de diferentes diseños, acabados y mobiliario que permiten a los niños aproximarse a la lectura y al estudio de ma­nera espontánea.

Las aulas de música y los cubículos de ensayo tienen un excelente tratamiento acústico; mientras que los salones de arte y artesanías se proyectan al exterior con balcones y una terraza.

El Arq. Luis Guillermo Vallejo Moreno, director de Exacta, empresa que gerenció el proyecto, destacó que los salones de clase tienen un mobiliario fijo, diseñado especialmente para atender las necesidades de profesores y estudiantes.